La felicidad de los JJ OO

ROSA BELMONTE

Hay 'Momentos de inadvertida felicidad' como los de Francesco Piccolo. «El principio de las películas porno, cuando van vestidos y no se conocen». Y hay momentos de felicidad consciente. Ver los Juegos Olímpicos en veranos aburridos. Ver a Sebastian Coe ganando el 1.500. Ver nadar a Salnikov, prepararte un bocadillo y que el entonces soviético siguiera haciendo largos en la piscina. Siempre en TVE, la que tiene de comisaria interina a Rosa María Mateo desde hace un año y que ha hecho la peor audiencia de su historia. Ahora peligra la retransmisión de los Juegos de Tokio en 2020. Esperan nuevo Gobierno y 50 o 60 millones adicionales en el próximo presupuesto para poder comprarlos. Ya sé que hoy disponemos de cualquier televisión, pero siempre podremos ver 'Apartamento para tres' y a Cary Grant mezclándose con los atletas de marcha en Tokio 60. «¿Qué clase de ridículo deporte es este?». ¿Qué clase de ridícula televisión pública es esta?