ESTAR EN BABIA

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

Los Reyes de León edificaron un lugar de descanso en la comarca de Babia. Buena temperatura, caza abundante, soledad en el campo. De ese modo, cuando se sentían acosados o preocupados por los problemas del reino y para evitar ser interpelados por los nombres... ¡a los palacetes de la comarca de Babia! Y en la Cortes, cuando se preguntaba por los reyes... ¡están en Babia!; es decir, distraídos y ausentes de los problemas. Y según el Diccionario de la Lengua y con origen en el hecho histórico, la frase «estar en Babia» significa «estar distraído y como ajeno a aquello de que se trata».

Aclaro, se puede «estar en Babia» porque, como los reyes de León, desaparece uno del lugar o puesto en el que debe estar por obligación o encargo, o se puede «estar en Babia» porque uno tiene «el cerebro lleno de pensamientos, planes o ideas» que para nada coinciden con lo que se trata de dilucidar, responder o resolver. Es decir, alejarse del lugar debido para no entrar en los problemas o tener la cabeza plenamente inmersa en lo que uno considera esencial por encimar de cualquier otra circunstancia. Pues bien, tengo la sensación de que bastantes de nuestros políticos y gobernantes... ¡están en Babia!; bien por lejanía, bien por estar a lo suyo y no a lo que a los ciudadanos interesa e importa.

Que algunos datos avisan de una recesión que se acerca con celeridad... ¡preocupación por el clima, los animales, etc.! Que un gran número de analistas subrayan la gravedad para la economía y el progreso social de la ausencia de un Gobierno... ¡seguimos con las conversaciones y la búsqueda de pactos, con otras elecciones! Y así, un montón de ejemplos más. Y vuelvo a ser reiterativo: los elegidos por los ciudadanos están para servir a los intereses de esos ciudadanos; por consiguiente, «estar en Babia» por desentenderse de los problemas de la sociedad o por estar centrados en sus propios intereses personales o partidistas... ¡que quieren que les diga! Esperemos que pasados los días de gran calor y unos días de descanso, quienes gobiernan vuelvan de Babia.