Toda una época

La música se convirtió en una forma de vida. El rock era una tauromaquia

MANUEL VILAS

Desde los primeros muertos ilustres en el panteón del rock and roll, desde las muertes tempranas de Jimmi Hendrix y Janes Joplin en 1970, y Jim Morrison en 1971, hemos ido asistiendo a la publicación de excelentes biografías de los músicos de rock. La gente quería saber más cosas de sus ídolos. Luego vino la muerte de Elvis Presley en 1977, a la que le sucedieron publicaciones y ensayos donde se exploraba su figura, su vida y su obra. Hace ya bastantes años, pues, que el rock and roll entró en las bibliotecas, en las universidades, y se convirtió en libro y en motivo de reflexión y de investigación. Son biografías serias, en donde se cuentan muchos entresijos de la industria del rock. Porque el rock fue muchas cosas, pero todas las cosas que fue no hubieran sido posibles si antes no hubiera sido una industria.

La enorme influencia de los rockeros en la vida pública, en las costumbres de la juventud, en la creación de una nueva moral y de un discurso ideológico propio, hizo que la sociología dedicara al rock un buen montón de libros sugerentes y novedosos. Ha pasado el tiempo y quienes amamos el rock and roll nos hemos hecho maduros, por no decir viejos. Y ahora queremos saber qué paso. Nos hemos hecho adictos a las biografías. Queremos conocer la vida privada de David Bowie, de Johnny Cash, de Prince, de Ian Curtis, de Leonard Cohen, de Amy Winehouse, de Kurt Cobain. Los ídolos de la música popular vivieron vidas que marcaron una época. La música se convirtió en una forma de vida. El rock era una tauromaquia. La muerte confiere además una veracidad final a estas biografías, y una enorme carga de nostalgia.

Todo esto viene a cuento porque se acaba de publicar una biografía magnífica de Lou Reed, un volumen de más de 500 páginas absolutamente necesario para cualquier amante de la música pop. El libro lo ha escrito Anthony DeCurtis, y destaca por su rigor documental y su exhaustividad. La música de Lou Reed fue la expresión de una época, de un renacimiento de la música popular, en un periodo que va desde la década de los sesenta del siglo pasado, hasta los primeros años del siglo XXI. DeCurtis tiene una mirada curiosa y desgrana en el libro todos los momentos estelares de la vida de Lou Reed, desde la creación de la mítica banda The Velvet Underground, la amistad con Andy Warhol, su matrimonio con Laurie Anderson, hasta sus últimas colaboraciones con Metallica.

En 'Lou Reed. Una vida', que así se llama el libro de Anthony DeCurtis, asistimos a la recuperación de toda una época. Las fotos de Lou Reed de los años setenta, que se incluyen en la publicación, nos producen tanta fascinación como nostalgia. Me quedo con la legendaria amistad que tuvieron un día Lou Reed y David Bowie, que se fueron de este mundo casi de la mano.