'EL QUE HI HA QUE FER'

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Las cosas son como son, ni como las planeas, ni como las cuentas de forma interesada, ni siquiera como te las inventas. Aprecio los intentos de dibujar la realidad y de acomodarla a los intereses de cada cual, por más que los resultados terminen siendo otros y se tenga que acabar haciendo 'el que hi ha que fer', que diría el jefe del Consell. Observo que se habla de los candidatos a la alcaldía de Valencia -todos definidos con la única excepción del PP- y presumo que, a poco que se cumplan las encuestas autonómicas que vienen publicándose durante los últimos meses, el crecimiento de Cs y del PSPV puede ser más que destacado en la capital. Por cierto: si yo fuera Isabel Bonig, andaría más que preocupado con ese silencio de la calle Génova sobre el alcaldable de esa formación, y más aún con los nombres que se vienen barajando para asumir ese puesto.

Respecto a las autonómicas, leo en algún sondeo que el PSPV podría alcanzar en la circunscripción de Valencia hasta 13 escaños, de modo que supongo que ningún dirigente del partido tendrá problema en ocupar puestos en la lista autonómica, pongamos por caso, a partir del número ocho... Se escriben análisis sobre la Diputación de Valencia y sobre cómo se puede jugar un escaño clave en el partido judicial de la Vall d'Albaida, pero leo poco del caso de Sagunto, de la situación de Francisco Crispín -socarrado desde su propio partido-, de la candidatura del jefe de gabinete de Gabriela Bravo y de la buena labor de Quico Fernández (Compromís) desde la alcaldía de la capital del Camp de Morvedre. Y claro, a ver si Toni Gaspar va a confiar en repetir como candidato a la presidencia de la Diputación y resulta que el partido de Oltra le termina birlando el puesto antes de llegar.

Los nacionalistas se hacen también en algunos casos unos cálculos que habrá que ver si se cumplen: que si los diputados de Podemos votarían a Oltra y no a Puig para presidir el Consell, que si están mucho más preparados que antes para negociar un gobierno de mestizaje... A ocho meses para las elecciones pocos se atreven a utilizar este término porque los cuchillos van que vuelan entre los socios del Gobierno valenciano. De manera que yo no daría por seguro que el PSPV, en el caso de tener la opción y de que salgan los números, vaya a descartar de inicio un hipotético acuerdo con Cs. Observo al líder autonómico de Podemos, Antonio Estañ, y su voluntad de poner distancia con la Comunitat, y concluyo que las expectativas electorales no son buenas para ese partido. No aprecio en Sánchez voluntad alguna de adelantar las generales -vaya cabreo se cogió ayer con el protocolo en el Palacio Real- de manera que me inclino por pensar que Puig agotará la legislatura. Salvo que decida otra cosa y escuchemos eso de 'el que hi ha que fer'.

Fotos

Vídeos