NO HAY DEBATE PARA LA LUNA

IKER CORTÉS

Me dicen, me comentan, que el martes, cuando se cumplía el 50 aniversario del despegue del 'Saturno V', aquel cohete de más de cien metros de altura que llevó por primera vez al hombre a la Luna, algunos tertulianos de 'Hora 25' -no diré nombres porque las vergüenzas, mejor en casa-, el programa de radio de la cadena SER, pusieron en duda aquella proeza. Posiblemente fueran los mismos periodistas que día sí y día también cargan contra las 'fake news' y la desinformación que tan de moda están hoy en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. Pues bien, señores, esto también es desinformación. Sé que resulta atractivo y hasta estimulante dejarse llevar por teorías conspirativas y mágicas -si es que hasta hay un nutrido grupo de chalados que cree que la Tierra es plana-, pero les aseguro que es mucho más fascinante, además de verdad, asomarse a la carrera espacial que en la década de los sesenta protagonizaron dos superpotencias: Estados Unidos y la Unión Soviética.

Fíjense, ahí encontrarán la primera prueba de que todo fue real: los soviéticos, enemigos acérrimos del país de las oportunidades, admitieron la gesta y a otra cosa. Pero hay más evidencias: los kilos y kilos de rocas lunares que se trajeron en el viaje de vuelta, el reflector láser que nos permite medir con exactitud la distancia a la Tierra o las imágenes por satélite actuales que muestran parte del material que dejaron allí los astronautas... Por no hablar de las otras cinco misiones que alcanzaron el astro -por la Luna han caminado hasta doce astronautas en total-, ya con cámaras de calidad más que decente y con vehículos que les permitían recorrer decenas de kilómetros sin despeinarse, cargándose de un plumazo la teoría del plató. Basta con echar un vistazo en YouTube a las imágenes de la misión 'Apolo17', la última que alcanzó el satélite. Por suerte, si no andan muy duchos en esto de internet, varias cadenas y plataformas de televisión están apostando esta semana por documentales históricos y series de ficción que recogen este gran salto para la humanidad. En serio, parece magia, pero no lo fue.