LA CUESTA DE SEPTIEMBRE

ELENA BASTIDAS

Salvo algunos privilegiados, la mayoría afrontamos en nuestras economía doméstica la conocida como «cuesta de septiembre». Después de la época estival en la que en mayor o menor medida siempre nos damos algún que otro merecido capricho, llega para las familias el momento de hacer balance y tomar decisiones para encarar, de la mejor manera posible, estos cuatro meses que faltan hasta la otra empinada cuesta, la de enero.

En nuestra gran familia llamada Comunitat Valenciana nos enfrentamos a otro tipo de cuesta de septiembre, llena de incertidumbres en lo político y en lo económico. Debemos exigir, por tanto, a nuestros gobernantes que velen por nuestro bienestar; evitando despilfarros, invirtiendo en lo más importante y sobre todo defendiendo y reivindicando ante el gobierno de España soluciones ya a nuestro problema de infrafinanciación.

Así lo seguiremos haciendo con intensidad desde el grupo popular en la Cortes Valencianas porque las medidas, actitudes y declaraciones de los integrantes del Botànic están encendiendo todas las alarmas porque van justo en la dirección contraria.

Se reconoce abiertamente que sufriremos recortes pero a la vez se multiplica el número de cargos políticos, se insinúa la voluntad de dar más millones a la televisión autonómica en lugar de admitir el fracaso y dar un golpe de timón... Estamos comprobando cómo 50 centros de menores llevan 9 meses sin cobrar... Los recortes ya están aquí, pero la izquierda calla.

Como ya no es una prioridad para PSPV y Compromís ponerse en pie para reivindicar la financiación que nos corresponde, como ahora no es el PP quien gobierna, ya no hacen falta manifestaciones, ni declaraciones institucionales, ni campañas en redes sociales para visibilizar el injusto sistema de financiación que nos dejó Zapatero.

Estamos ante el más vergonzoso caso de traición y engaño a los intereses de nuestra tierra por parte de la izquierda y el nacionalismo valenciano. Si a la cuesta de septiembre le siguen elecciones generales, estoy convencida de que la sociedad valenciana reaccionará.