Los cualificados

ROSA BELMONTE

Pablo Echenique: «Es obvio que vetar a Pablo Iglesias es vetarnos a todos». Amárrame los pavos con la perspicacia. Pretendía ser Espartaco y estaba soltando una obviedad. Sánchez no os quiere a ninguno cerca. Solo se tiene que aguantar. Iglesias, tras los portazos, se puso una camisa a lo campesino del Levin de 'Ana Karenina' y susurró en Twitter que se apartaba para no ser obstáculo. Y pretende endilgar de ministros a Irene Montero (luego que si Ana Botella), Echenique o Rafael Mayoral, el de la kufiya. Pero si Sánchez no quiere a Iglesias, aparte de por lo obvio de tener al líder de otro partido en el Gobierno, es por Cataluña, por creer que hay presos políticos, por las reglas de equilibrio presupuestario. Esos «cualificados» piensan lo mismo. Mejor poner a Raquel Romero, la tía huevos de La Rioja. Por lo menos nos reiríamos. Esto es un plan maligno de Sánchez para que Carmen Calvo o Celáa sí nos parezcan dignas de un ministerio.