Comer de nada

ROSA BELMONTE

Estamos como nuestros abuelos. Cuando podían comer de todo no había de nada y ahora que hay de todo no pueden comer de nada. Los expertos en cambio climático dicen que tenemos que alimentarnos de otra manera para no superar los dos grados de calentamiento global. Un comité científico dio a conocer la 'dieta planetaria'. Más legumbres, frutas, verduras, frutos secos y carne producida de forma sostenible (reducir más del 50% las carnes rojas). En Alemania, los grandes partidos han acordado subir el IVA de la carne para reducir las emisiones del sector ganadero. Y fastidiarlo. Se necesitará una revolución agrícola y ganadera mundial. El mercurio ha aumentado en el pescado por el cambio climático, nos dicen. Parece que sólo podemos comer lo que cacemos. Zamparse un chuletón empieza a ser como comer los prohibidos escribanos hortolanos. Vamos a tener que hacerlo con una servilleta de hilo en la cabeza. Para captar los olores y por vergüenza.