SIN COLORANTES

ROSA BELMONTE

Pantoja ha ganado en los tribunales a Mediaset. Ya no se podrá emitir 'Mi gitana'. La condena es por «intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad» de la cantante. Pero no por «intromisión en los derechos al honor y a la propia imagen». No perdemos mucho, aunque la ficción de 2012 (repuesta después en Divinity) tenía su aquel. Nos reímos de la escena de 'Mi gitana' en la que Pantoja tenía un dineral sobre la cama. En general, era un espanto de chaneles y nombres falsos (Cantaora, se llamaba la finca y el restaurante), de música sin derechos (no hay ni una canción de Pantoja, cuya intérprete sólo canta coplas). Y el reparto, descabellado. Lo mejor, Blanca Apilánez como Encarna Sánchez (siempre hemos querido una secuela para ella). En todo caso, era más divertida que 'Hoy quiero confesar', que emitió Antena 3. Ahora a ver qué demonios sale de la serie que Pantoja ha autorizado. Sin Encarna, sin cárcel, sin Julián. Sin colorantes.

Yo ya sólo confiaría en Ryan Murphy, en Manolo Caro o en algún equivalente español que no se me ocurre para hacer algo diferente sobre Pantoja. Para hacer algo como 'La casa de las flores'. Porque, si no, ya prefiero que a Verónica Castro, la protagonista (con Cecilia Suárez) de la telenovela de Netlix, le hagan 'un Luis Miguel'. Sobre todo por la parte de su relación con el Loco Valdés (padre de su hijo y hermano de don Ramón de 'El chavo del 8').

Leyendo la noticia de esa señora a la que han requisado un león disecado que quería vender, me acordé de una entrevista que Elena Poniatowska hizo a la actriz mexicana en su casa. Describía osos blancos, tigres y dientes de marfil de elefantes. Ante el asombro de la escritora, Castro se lo explicó: «Una amiga mía tuvo una mueblería en Insurgentes hace 40 años en la que vendía animales disecados que se pusieron de moda. 'Vero, te voy a meter a mis animales, porque me van a cerrar la tienda y no sé qué voy a hacer'. Entonces les di posada y no podría yo deshacerme de ellos». A Pantoja le dieron posada en Telecinco y tampoco van a deshacerse de ella. Lo diga un tribunal o su porquero.

Fotos

Vídeos