Chulería 2030

J. SÁNCHEZ HERRADOR

Como Pedro Sánchez no sabe qué hacer con el presente nos promete una década prodigiosa para transformar España, una especie de salto hacia delante que sacará al país del atraso, de las cavernas y del ostracismo. Supongo que a esto se refería Rodríguez Zapatero cuando dijo que todos debían saber que había Gobierno socialista para rato. El provisional Sánchez exhibe una chulería caciquil obviando su precariedad parlamentaria con el propósito de causar desasosiego en los oponentes desorientados. En eso se parece a un Zapatero que pasó de ser una ocurrencia fruto del destino y de la tragedia a un presidente con dos legislaturas a sus espaldas. El 2019 sería entonces un ensayo general para preparar el Sanchismo, la nueva socialdemocracia podemizada al servicio del rencor y de una lucha de clases light que ya no se cree ni el más veterano de la casa del pueblo. El engaño durará un tiempo pero es imposible que perdure a largo plazo porque hay que seguir vendiendo armas a los árabes, no se puede acoger a todos los inmigrantes que llegan, quien fija las grandes directrices de la economía es Bruselas y una vez se agote el tocomocho del Valle de los Caídos incluso su parroquia más fiel le exigirá menos palabrería inútil y más realidades, pues la memoria histórica no da de comer y empieza a asomar una desaceleración económica en forma de constipado que nadie sabe si acabará en pulmonía. Miedo me da que diga Sánchez que vamos a crecer de forma robusta, pues ya decía Rodríguez Zapatero antes de la crisis que estábamos en la Champions League económica y así nos fue después. Bien es verdad que este no se atrevió a prometernos como Sánchez, para chulo yo, un decenio de prosperidad inigualable, dos planes quinquenales irrepetibles para mayor gloria del líder máximo.

 

Fotos

Vídeos