Chirivías

ROSA BELMONTE

El curso pasado una foto nos sirvió como medida de la dominación masculina en la sociedad, la de la apertura del año judicial. Todo señores. Era el ejemplo que siempre poníamos a la hora de diferenciar cómo las mujeres llegan arriba (más fácil si es por oposición que si es por cooptación, es decir, si tienen que elegirlas). La foto era un campo de nabos togados. Este año, la ministra de Justicia y la fiscal general del Estado han puesto la toga femenina. Al campo de nabos se han unido dos chirivías. Por supuesto, las mujeres siguen siendo minoría en los órganos centrales y de mando de la judicatura. Pero mayoría en la Escuela Judicial. Hay que reconocer que estos días se habla de mujeres: Soraya, Serena, Montón, Carmena o Robles, que está comprobando que con las bombas que quieren retirar los fanfarrones se hacen los gaditanos manifestaciones. Perder el trabajo es lo que importa a la gente, no que haya mujeres con la toga de gala.

Fotos

Vídeos