¿PERO QUÉ SE CELEBRA?

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Empezaré por pedir disculpas. Me estoy repitiendo. Un título muy similar a la pregunta que encabeza esta columna se publicó a finales de junio de 2008 en este diario. Por aquel entonces, el socialismo valenciano protagonizaba una de esas crisis orgánicas que repite de forma periódica. Unos meses antes, Ignasi Pla se había caído de la secretaría general del partido -por el asunto aquel de las obras de su cocina pagadas por un empresario- y el PSPV estaba dirigido por una gestora presidida por Joan Lerma. Los socialistas valencianos vislumbraban el congreso que celebrarían unos meses después, en el que Jorge Alarte se acabaría imponiendo a Ximo Puig, y José Blanco, entonces secretario federal de Organización, hacía y deshacía a su antojo en la debilucha federación socialista valenciana. No había demasiados motivos para celebrar la Fiesta de la Rosa y el propio Blanco vino a admitirlo en su intervención cuando, respondiendo a la pregunta que también se planteó entonces desde este periódico, vino a exponer como pudo sus propias razones para la celebración. El socialismo valenciano ha convocado a su militancia este domingo. De nuevo hay Fiesta de la Rosa. Y como en aquella cita de 2008, los motivos para la celebración resultan discutibles. En primer lugar, habrá que recordar que la celebración iba a producirse a finales del pasado mes de junio, y que fue la detención de Jorge Rodríguez y la cúpula de Presidencia de la Diputación de Valencia en el transcurso de lo que se denominó como 'operación Alquería'. Bueno, pues se aplaza y ya está. La nueva fecha ha coincidido con una de las semanas más delicadas para el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez. Primero, por la dimisión de Carmen Montón como consecuencia de las poco convincentes explicaciones que ofreció sobre su máster. Después, por las sospechas que levantó su empeño en no desvelar el contenido de su tesis, finalmente difundida. El caso es que Sánchez, al que desde el PSPV se le había invitado a acudir a la cita de mañana, ha optado finalmente por no acudir. Ximo Puig compartirá protagonismo con el secretario federal de Organización del PSOE, el valenciano José Luis Ábalos. Cabe suponer que el jefe del Consell pondrá en valor la labor de su Gobierno y pasará por alto las deslealtades -de las que hablan y no acaban sus colaboradores- de Compromís, aunque quizá Sandra Gómez sí que les haga alguna referencia. Tampoco hay que esperar referencia alguna a las causas judiciales vinculadas a Crespo Gomar, esa firma tan unida hace una década al socialismo valenciano. El PSPV gobierna la Generalitat, la Diputación y muchos ayuntamientos. Pero los frentes abiertos no son pocos. ¿Cabe una celebración? Sin duda. Pero las distracciones nunca ayudan.

Fotos

Vídeos