CAZAFANTASMAS

KIKE MATEU

Tengo la sensación de que el mercado no se moverá realmente -en el circuito en el que corre el Valencia- hasta que Griezmann aclare su futuro. Mientras tanto, los periodistas dedicamos el mercado a descubrir las negociaciones pequeñas y las listas de futuribles. El último nombre destapado de la lista del Valencia es Rafinha. Jugador de gran nivel y gran riesgo. Nivel Barça -por eso lo fichó- y riesgo alto con dos rodillas maltrechas tras graves lesiones de ligamentos. Una cosa parecida a Canales o Asenjo. De la valentía y convicción de cada club está en mirar al futuro y no al pasado de la enfermería. Canales ha vuelto a la selección y Asenjo al máximo nivel. Todo es cuestión de creer. El Valencia no puede optar a jugadores TOP mundial pero sí a jugadores que serían TOP para el Valencia. Para mí, Rafinha, sin lesiones, cumple extraordinariamente ese perfil. Jugador de talento indiscutible que necesita una oportunidad de alejar sus fantasmas y volver a brillar. El Valencia es un club Champions y con un proyecto sólido que vuelve a ser atractivo para los jugadores así. Una ventaja que el Valencia seguro sabrá aprovechar. Sirva como ejemplo Kondogbia, jugador TOP en el Valencia actual y que podría liderar cualquier mediocentro de Europa. Necesitaba poder reivindicarse y el Valencia se lo ofreció. Apostó por el murciélago y ganó. Y el Valencia apostó por él ofreciendo a un jugador residual en Milan la oportunidad de volver a la élite. También apostó y también ganó. Veo en Rafinha un caso similar con circunstancias diferentes. Las lesiones son sus fantasmas y no la suplencia en otro club. Pero al final es lo mismo: necesita un lugar para volver. Si no se lesiona es un jugador espectacular para el Valencia de Marcelino: calidad, polivalencia, nivel Champions y... complemento a Parejo. Me alegraré mucho si cuaja el interés che. Mismo axioma con Denis Suárez. Yo -como todos- miro su curriculum vitae de los últimos tiempos y veo -como todos- mucha sombra y poca luz. Rindió espectacular con Marcelino en Villarreal y nunca más se supo. Más fantasmas. Cada uno con los suyos. Pero Marcelino gusta de jugadores con hambre de volver, polivalentes y nivel contrastado. Y si encima los ha entrenado tanto mejor. Aunque lleven tiempo fuera de circulación. Le pasó con Vietto, Gameiro, Cheryshev o Paulista. Al asturiano no le importa tanto un presente gris como lo que puede sacar de ellos en un futuro blanquinegro. Con Vietto no salió bien pero era una cesión y con el resto mucha luz y pocas sombras. Y qué decir del club, que se aprovecha de este perfil de jugadores para traerlos mucho más barato de lo que su rendimiento aparenta. Y todos tan contentos. El club gasta menos por jugadores que dan más y Marcelino consigue calidad a precio de supuesto segundo nivel. Hace años que aprendí a no cuestionar ni ensalzar demasiado un fichaje hasta que no lo veo jugar en el Valencia. Hace tiempo que aprendí que con Alemany-Longoria-Marcelino hay que confiar en sus criterios y elecciones. Son auténticos cazafantasmas del fútbol.