CAMBIO Y CAMBIOS

ISABEL FERRANDO

Según la página de la Agencia Estatal de Meteorología, hoy amanecerá nublado pero no será hasta el martes que comenzará a llover en la Marina Alta. Pero hará calor, y yo comienzo a estar un poco (demasiado) hasta las narices de tanto verano.

Si el motivo es el cambio climático, y muchas son las voces expertas que así lo apuntan por lo que no seré yo quien lleve la contraria, ¿podemos realmente hacer algo desde nuestra pequeña parte del mundo antes de que llegue 2030 que es la fecha que marcan como límite?

En lo que respecta al reciclaje, vamos muy por delante de la media nacional. Un dato: en 2018 la media nacional de recogida de vidrio se situó en 18 kilogramos por persona, aquí en Xàbia estuvo en 62 kilogramos. En Dénia 41.3 kilogramos. Reciclamos cantidades ingentes también de papel y plásticos, y cada vez más personas acudimos a los mercados con nuestras propias bolsas y capazos.

Si hablamos de ahorrar agua o apagar luces por casa, con los precios que pagamos por ambos servicios doy por hecho que la mayor parte de mis conciudadanos lo hacen de motu proprio (y como las compañías ganan menos, nos suben los precios aunque sea de céntimo en céntimo, como en Dénia). Sobre el consumo de carne o de objetos de usar y tirar, la última crisis hizo estragos. Sobre todo con lo de tirar: gracias a las nuevas apps se compran y se venden muchísimas cosas de segunda mano entre particulares, lo que también está afectando negativamente al comercio.

Hay más patinetes y bicicletas, y se han instalado puntos de recarga rápida para coches eléctricos, escasos. Tenemos graves carencias en transporte público que mientras no se solucionen nos seguirán obligando al uso del automóvil tradicional.

Poco más queda ya que podamos hacer. Hay voces que se levantan para pedir que no se viaje tanto. Lo malo es que con la tremenda dependencia que tiene nuestra economía del Turismo, o encontramos rápidamente otros medios para subsistir o sucumbiremos nosotros y nuestros preciosos pueblos antes de que nos trague el mar.