BASURA

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

Nás contenedores para la recogida de basura en las calles? Los existentes no son suficientes, tampoco su capacidad de almacenar los desperdicios. Y no me estoy refiriendo a los residuos caseros, escribo sobre algunos, bastantes, programas televisivos. Y aunque dedico muy poco tiempo al zapping, tengo una vecina de escalera que me 'obsequia' a todas horas con los programas televisivos de mayor audiencia: los escucho perfectamente y, a veces, siento curiosidad y enciendo mi televisión. ¿Y que veo? ¡Basura a go-go!

No voy a señalar esos programas, están en la mente de casi todos. Se habla de los dimes y diretes que algunos famosos, con preferencia a aquellos personajes que ocupan sitio de honor en los espacios dedicados al 'marujeo'. ¡Y son muchos! ¿Tanta audiencia? Se dirá: son programas de cotilleo para entretener por las tardes. Se dirá: hay público para todos los gustos. Y reflexiono: ¡así nos va a esta nuestra sociedad respecto a su responsabilidad y bienestar! E insisto: mas contenedores que lleven el siguiente cartel: programas televisivos cutres y 'basura'.

Y no me olvido de otro tipo de 'basura'. No me olvido de determinadas tertulias televisivas donde el sectarismo ideológico y político asienta sus reales. Lo malo no es que alguien comente los acontecimientos según su pensamiento o adscripción ideológica. Lo malo, al menos en mi opinión, es que son presentados por el director o el conductor del programa como expertos analistas independientes. Lo siento, pero... ¡más basura para el contenedor! Y todavía algo más para añadir: el morbo. Que hay un asesinato... ¡todo el morbo del mundo para los televidentes! Y no hay remedio. No lo hay porque estamos en manos del mercantilismo, del negocio televisivo. Y si nos referimos a las llamadas televisiones 'públicas' hay que decir lo obvio, que están en manos de quien ostenta el poder, de un poder que las utiliza sin pudor alguno. Me viene entonces a la memoria la célebre escena de los Hermanos Marx: más madera, que es la guerra... ¡Más basura!