LA BAJA OCUPACIÓN

ISABEL FERRANDO

Es naturalmente humana la tendencia al catastrofismo y la tragedia, pero es lo que tiene ser un mamífero consciente de su propia existencia y de que mañana amanecerá, por mucho que haya quien califique esto último de hipótesis.

Así, ante una ligera bajada de la ocupación turística, como la ocurrida en julio, nos centramos en la bajada y no en que ha habido ocupación. Nos estamos desinflando, muy poquito, pero preocupa no tanto lo de hoy como lo que pueda pasar mañana. Podríamos atribuirlo a la pacificación de ciertos lugares mediterráneos más baratos y exóticos que nosotros y de cuyas desdichas nos habíamos 'aprovechado' en la última década. Podríamos imputar también este descenso a las incomodidades que parecen padecer los turistas cada vez más por esta tierra, si bien en realidad supongo que los más incómodos somos los nativos (calles cerradas, tráfico lento, entidades bancarias abarrotadas....), ya que ellos, los que vienen en verano, creo que vienen mentalizados desde casa para según qué cosas.

Cabe asimismo pensar que es posible que no se esté haciendo por parte de la administración pública un buen trabajo en lo que respecta a la promoción turística, pero dudo que sea así ya que tenemos unos técnicos de primer nivel y extraordinaria entrega, quienes espero que estén siendo escuchados como merecen.

Pero me da a mí que hay un mar más de fondo en la cuestión de por qué hay menos turistas este año y por qué -aunque es cierto que 'al estiu tot lo mon viu'- muchos establecimientos a pie de calle están notando unas ventas inferiores a las del pasado año. No todos, pero muchos sí. Que están cambiando los modelos comerciales, cierto: los beneficios que debía aportar la llamada 'economía colaborativa' están enojosamente por debajo de las expectativas vaticinadas por los nuevos gurús. En cambio los daños superan por goleada las expectativas más pesimistas de los los viejos dinosaurios. Como idiotas, corrimos a olvidar aquello de 'más sabe el diablo por viejo que por diablo', y lo estamos pagando.