Arsénico por amor

ROSA BELMONTE

Uno pierde la libertad cuando no es capaz de suicidarse. Proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia, artículo 14: «1. Se reconoce el derecho a declarar la voluntad vital anticipada que deberá respetarse, en los términos que establezca la ley. 2. Todas las personas tiene el derecho a recibir cuidados paliativos de calidad, y a vivir con dignidad el proceso de la muerte». Dejando aparte esas comas puestas por algún mono de Jane Goodall, da igual un artículo semejante si después de ayudar a morir a tu mujer, que lo lleva pidiendo años, viene la policía a detenerte. Delito el de quienes hacen las leyes. El de quienes no las hacen. La mujer, enferma de esclerosis múltiple desde los 32, y su marido esperaban la aprobación de la ley de eutanasia. Como no ha sucedido, han tomado pajillas en el asunto. Si se quiere a alguien se va a la cárcel por esa persona. ¿Pero por qué tiene que morir alguien como Madame Bovary?