En la ardiente oscuridad

Es bien conocido cómo prospera el huevo de la serpiente si no se aplasta a su debido tiempo

VICENTE GARRIDO

En la obra de Buero Vallejo 'En la ardiente oscuridad', los personajes son ciegos, pero la principal ceguera no atañe a la vista, sino al espíritu. Metáfora de la sociedad de su tiempo, el teatro de Buero Vallejo siempre reivindicaba la necesidad de obrar con diligencia ante los conflictos humanos, y el espectador se obligaba a preguntarse cuáles eran las cortapisas que amenazaban la libertad del individuo para obrar con sabiduría. Las pasiones irrazonables, por egoístas y autodestructivas, desde dentro, y las imposiciones de los regímenes autoritarios, desde fuera, eran los grandes enemigos a derrotar en una batalla sometida a constante zozobra, pues el ser humano siempre estaba en una situación de difícil equilibrio entre lo que desea y lo que debe hacer.

Es triste que el 'establishment' independentista haya salido como una piña a defender a los miembros violentos de los CDR que preparaban sus explosivos para cometer, según dijo uno de ellos, actos de sabotaje como respuesta a la sentencia que se espera la semana que viene de los políticos presos por el 'procés' del 1 de octubre y todos los hechos que lo acompañaron en aquellos días aciagos. Al repetir insistentemente que todo ha sido un montaje de la Guardia Civil y un nuevo ataque del gobierno de la nación a Cataluña, perdieron una oportunidad de oro de centrar todo el asunto en lo que no cesan de repetir es su máxima de comportamiento: desarrollar pacíficamente el consenso o los mecanismos democráticos que permitan al fin la independencia.

Entiendo que es delicado hacer un alegato de este estilo: «Nunca aprobaremos la violencia para lograr la independencia, por ello, si los acusados realmente son culpables de preparar esas bombas para hacer actos de sabotaje, no tienen nada que hacer a nuestro lado». Pero la altura de los políticos no se puede medir por arengar a una masa cautiva, sino por guiarla mediante la razón y los valores democráticos en tiempos de dificultad. Cualquiera puede hacer lo que hace todos los días el Sr. Torra: es un 'hooligan' más del independentismo.

Por otra parte, hemos visto la agresión de una periodista de Tele 5 al ir a dar una noticia en directo desde Barcelona en días pasados, lo que ilustra el comunicado emitido recientemente por Reporteros sin Fronteras, alertando de que Catalunya se había convertido en un «terreno peligroso» para los periodistas, porque la violencia y la crispación que viven los reporteros a pie de calle «es insoportable». Qué imprudentes son los miembros de la Generalitat catalana; es bien conocido cómo prospera el huevo de la serpiente si no se aplasta a su debido tiempo. Vivir en la ceguera voluntaria constituye la oscuridad más impenetrable. Al defender a los que están dispuestos a poner bombas, los que han de enseñar el camino puede que nos lleven al precipicio.