50 años de Abbey Road

Los Beatles avanzaron la música en menos de una década varias generaciones

VICENTE GARRIDO

Los amantes de los Beatles siguen cruzando, impertérritos, el paso de cebra de Abbey Road para sacarse fotografías, y estos días más, porque se cumplen 50 años del que fuera el último álbum del inmortal grupo, grabado de nuevo con el valioso apoyo de George Martin, su productor, quien les ayudó a evolucionar en ocho años desde el ritmo monocorde de 'Love Me Do' a la estratosfera de esta, para mí, obra magna, y a la postre la que sería la despedida de los 'cuatro fabulosos'. Dice mi querido amigo y colega César San Juan, en su estupendo libro 'Una historia de los Beatles: Las claves del porqué son el mejor grupo de la historia', que los Beatles avanzaron la música en menos de una década varias generaciones. Y es así. La agradable película de este verano, 'Yesterday', proponía la fantasía de un mundo que no conocía a los Beatles, lo que es todo un signo de su influencia no sólo en la música sino en el imaginario colectivo.

El año 1969 ha tenido en el actual varias efemérides: la llegada del hombre a la luna, y el pozo negro en el carácter humano que significaron los crímenes de la familia Manson. Los Beatles se despidieron del mundo en el último trimestre de aquel año, dejando un legado de arte musical mayúsculo, ayudando así a reivindicar la plenitud que los años 60 ofrecieron a los hijos de la postguerra en muchos ámbitos: los derechos civiles, la creatividad desbordante en muchas disciplinas, la explosión de la cultura para las masas y el despertar de la conciencia ante las guerras absurdas, que acabará cristalizando en los años setenta.

Un álbum que contuviera canciones como 'Something', 'Come Together' y 'Here comes the Sun', ya tendría un lugar indeleble en la historia del pop, pero es que, además, en la pequeña 'ópera rock' que componen varias minicanciones en la cara B del álbum, los de Liverpool se adelantaron al rock sinfónico y a la 'Bohemian Rapsody" de Queen de años posteriores, una obra en sí misma que culmina de modo definitivo en el 'The End' con el que cierran el disco y terminan su asombrosa carrera musical.

Por supuesto, ese adiós nunca se ha hecho efectivo. Cincuenta años después seguimos escuchando a los Beatles, y los músicos jóvenes encuentran en ellos una inspiración inagotable. El legado de este cuarteto es abrumador, y permitió a los españoles de aquellos años atisbar que otra vida era posible. Recuerden a Juan Carrión, el maestro de Cartagena que enseñaba inglés con las canciones de los Beatles, y que viajó hasta Almería para pedir a Lennon que pusiera la letra de las canciones en los discos y así poder enseñar mejor (algo que nunca se había hecho), homenajeado en la película de David Trueba 'Vivir es fácil con los ojos cerrados'. Vuelvan a escuchar 'Abbey Road' en la nueva edición, o en su viejo vinilo o CD, y únanse a todos los que damos gracias a los Beatles por haber existido.