ACELERAR, BUEN RECURSO

MIKEL PAGOLA ERVITI

La belleza de una mascletà radica, precisamente, en la simpleza de que esté hecha principalmente a base de explosiones. Esta simpleza es su fuerte. A las explosiones es a lo que llamamos en pirotecnia 'truenos'. La disposición, tiempos y mezcla de tamaño de los truenos, es decir, su orquestación, es lo que conforma cada disparà. Y modernamente, como ya saben, se ha añadido todo el tema del fuego digitalizado, accionado, vulgarmente dicho, por ordenador (aunque realmente son sofisticadas consolas específicas para el disparo automático de pirotecnia a distancia). Ayer, la alcireña Crespo ofreció también fuego de este tipo y lo hizo con cabeza porque, insisto, cuando más simples se hacen las cosas complejas, mejor. Vicente Rodríguez Cuenca, apoyado por su padre, Vicente Rodríguez Peris, tuvo la buena idea de jugar con la aceleración repitiendo un mismo esquema: golpes en 'rodadas' por el suelo de la plaza. Los truenos digitalizados dieron varias vueltas al recinto, cada vez más rápido, entendiéndose muy bien el 'dibujo' de lo que pasaba. Quizá adelantó un poquito esta parte digital porque la solapó sobre el final del inicio aéreo, coincidiendo ambas por un instante. Dicho primer bloque del disparo estuvo también acertado porque jugó con el mismo recurso: la aceleración. Este inicio lo presentó en tres tiempos, que fueron iguales pero cada vez más rápidos: goteo de silbatos, cracker, volcancito de color rojo y truenos en el aire. Bien hecho y con sentido: simple y efectivo. Estos comienzos, además, habían sido encendidos de forma traqueada, o sea, con una traca que les daba fuego físicamente, a la antigua usanza. Tras las últimas rodadas digitales antedichas, a modo de marcaje entró la mascletà, que fue toda con truenos del número cinco. Se desarrolló muy bien, acompañada toda con pitos en el lado del Ayuntamiento. El terremoto entró a la contra (desde la esquina de Correos), con encendido eléctrico, y fue mixto; volado y espoletado, a dos tiempos. El final, pelín largo, constó de bombardeo, un segundo tiempo de pitos en velocidad 'turbo' (pero al no tener truenos bajó la intensidad) y un tercer cierre con truenos, con algún fleco.