Oliva evitará el colapso de la depuradora con la ampliación de colectores en el polígono Brosquil

Ó. DE LA DUEÑA

oliva. El Ayuntamiento de Oliva dará un importante paso para evitar el colapso de la depuradora de la ciudad, asegurarse el buen funcionamiento durante los próximos años y garantizar que las aguas pluviales no entren en la red de residuales. El gobierno ha puesto en marcha un proyecto de ampliación de los colectores en el polígono Brosquil, con una ayuda de 120.000 euros, una obra que arranca en breve con la intención de acabar este mismo año.

Esta partida llega del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) y está destinada a financiar la primera fase del proyecto de mejora, modernización y acondicionamiento ambiental de este recinto industrial donde hay decenas de empresas de diferentes sectores. Es uno de los puntos de Oliva que concentra buena parte de su tejido empresarial.

Esta zona de Oliva cuenta con dos redes para recoger el agua que están al límite de su capacidad. Cada una de ellas tiene un fin distinto. «La red de residuales va hacia la depuradora. La de pluviales no se trata en esta instalación, pero ambos conductos van en paralelo y en un punto concreto tienen un aliviadero», indicaron fuentes del ejecutivo.

Se trata de una conexión en un punto alto de ambos conductos que permite a uno de los dos conectar con el otro en caso de ir saturado, con el fin de evitar que se desborde y esto genere problemas en las calles del sector industrial, campos cercanos o algunas carreteras. Esto permite que tanto las aguas pluviales como las residuales puedan pasar a la otra tubería. En ambos casos esto es negativo. Si el agua de lluvia pasa a la red de residuales, la canalización llega a la depuradora y esta instalación tiene que tratar más agua, colapsando el sistema.

En el caso contrario, las residuales pasan a la red de pluviales y contaminan este agua que suele ir a acequias que acaban en el mar. Entre las actuaciones de mayor magnitud a emprender habrá un aumento de colectores de 750 metros lineales y un incremento del 150% del diámetro de la actual, lo que permitirá aumentar considerablemente la capacidad de recogida de las aguas.