Ochenta y cuatro escuelas llamadas a las urnas el 1 de abril

J. B. VALENCIA.

La orden que regula la jornada continua permite que cada curso se sumen más centros al cambio siguiendo el procedimiento establecido y cumpliendo diferentes requisitos. Para el ejercicio que viene el día de votación se ha programado para el 1 de abril, y según los datos facilitados por la Conselleria de Educación, se han presentado 84 solicitudes, si bien en 32 casos se ha pedido más información antes de que la Dirección General de Política Educativa autorice la organización de la consulta. Más allá de los resultados, es seguro que implicará que más del 60% de las escuelas públicas de la Comunitat se hayan adaptado a la jornada intensiva desde que en 2016 se abriera la puerta. En la concertada, en cambio, se está aplicando en el 6% de la red, y de cara al nuevo ejercicio sólo una de las solicitudes procede de una escuela privada sostenida con fondos públicos.

Además, hay 90 centros que no han tenido la oportunidad de pedir la modificación horaria, pues en estos, en la consulta organizada en abril de 2018, no se alcanzaron los apoyos necesarios para que fuera aprobada. En este sentido, la conselleria introdujo una cautela en la orden para que los resultados, fueran favorables o no, tuvieran una vigencia de tres cursos. Se evitaba así que año tras año se volviera a intentar la modificación.

La reciente sentencia no afecta al articulado de la orden, pues se centra sólo en el apartado que hace referencia al procedimiento aprobado para facilitar el cambio de cara al curso 2016-2017. Dicho de otra forma, no tiene consecuencias en los tres procesos iniciados en ejercicios sucesivos (de cara al 2017-2018, al 2018-2019 y al 2019-2020).