Observatorios forestales se quedan sin vigilancia en pleno verano

Un agente vigila el monte. / lp
Un agente vigila el monte. / lp

Medio Ambiente indica que se ha contratado a 145 personas y atribuye las carencias a ajustes de la plantilla que se solventarán

J. SANCHIS VALENCIA.

La Generalitat ha decretado el máximo nivel de alerta por peligro de incendio forestal para hoy en el sur de la provincia de Valencia y norte de la de Alicante. Esta situación no es excepcional durante el verano. No son pocos los días, especialmente en los meses de julio y agosto, en los que las condiciones climatológicas desatan las alarmas ante el riesgo de que se produzca un siniestro.

Dos de los puntos de vigilancia forestal de la Conselleria de Medio Ambiente se han quedado sin personal en pleno verano. Lo ha denunciado el sindicato UGT. En concreto se han referido a lo sucedido el 18 de junio en la Sierra de Mariola. El punto de observación forestal estaba cerrado, ya que el vigilante se encontraba en un curso de formación. En ese momento se produjo un conato de incendio en el Preventorio de Alcoy que quemó tres mil metros cuadrados.

El pasado miércoles la situación se repitió. En este caso fue en un observatorio en el Desert de Les Palmes que permaneció unas tres horas sin vigilante.

El sindicato pide que se habilite personal de sustitución para cubrir las bajas

Para UGT esta situación es consecuencia de la eliminación de una partida en prevención de incendios destinada a las sustituciones del personal. El sindicato denuncia que el año pasado había 27 personas destinadas a la misión de cubrir las bajas que se podían producir. Ahora no hay ninguna.

La formación explica que la Conselleria ha aprovechado la renovación de la encomienda a Vaersa de las tareas de vigilancia para reconvertir a este personal en unidades de vigilancia que actúan de forma itinerante, con lo que no se pueden cubrir las bajas. Víctor Codina, delegado de UGT en Vaersa, indicó que parece que los cargos políticos «están más preocupados en incrementar la presencia de los vehículos de vigilancia por una cuestión de imagen que no en garantizar una eficaz prestación del servicio».

En la Comunitat Valenciana existen 66 observatorios para la vigilancia de los montes y la pronta detección de un incendio forestal. Trece de ellos se localizan en la provincia de Alicante, 24 en la de Castellón y 29 en la de Valencia. La gestión corre a cargo de Vaersa, empresa pública dependiente de la Conselleria de Medio Ambiente, a través de una encomienda que se ha renovado hasta 2019.

La directora general de Prevención de Incendios Forestales, Delia Álvarez, explicó que la partida no se ha eliminado. «Hemos mejorado la operatividad y acogido una petición de los sindicatos», apuntó. Según Álvarez, los técnicos decidieron reconvertir este personal en unidades comarcales de patrulla que también se dedican a cubrir los puestos fijos cuando se produce una baja.

«Los sindicatos nos pidieron que mejoráramos las condiciones laborales del personal de sustitución. Gracias a esta medida, lo hemos hecho», aclaró la directora general.

Álvarez indicó, por otro lado, que estas vacantes en los puntos de observación se pueden haber producido por «problemas de ajuste» de la plantilla, pero están en vías de solución. En este sentido, indicó que Vaersa ha contratado a 145 personas más y que las posibles deficiencias se subsanarán en breve con la incorporación de estos refuerzos.

También hizo una llamada a la responsabilidad de los trabajadores. «Si estamos concienciados para prevenir incendios, no parece lógico que se pida un día para asuntos propios con máxima alerta. Es normal no cubrir el puesto por enfermedad, pero habría que plantearse otras motivaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos