Nuevo ataque a Ribera Salud por una operación de 2002

El Tribunal de Cuentas ha admitido a trámite una denuncia de Compromís por un supuesto pago de 26 millones de euros a Ribera Salud en 2002 por lucro cesante, y que considera que es una cantidad «injustificada» y que no cuenta con «respaldo legal». Al respecto, la empresa explicó ayer que no sólo no se produjo nunca ningún pago a la concesionaria, sino que en la operación a la que hace referencia Compromís -el abono al extinguir la concesión e iniciar una nueva- la Generalitat obtuvo tres millones de euros porque el canon del nuevo concurso superaba la indemnización fijada en el rescate.