Una mudanza de 11.500 cajas

Una de las furgonetas de la mudanza. / irene marsilla
Una de las furgonetas de la mudanza. / irene marsilla

El abandono de la sede del TSJ implica el desplazamiento de todo el archivo | El Alto Tribunal valenciano concluye la primera semana de traslado por la reforma del Palacio de Justicia

I. DOMINGO

valencia. Embalar, guardar, precintar, apilar y paquete preparado. Así hasta 11.500 cajas de mudanza, que es una de las cifras que envuelven el traslado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TJSCV) del Palacio de Justicia, ubicado frente a la Glorieta, hasta el número 2 de la calle Historiador Chabás, constituido en la sede provisional del Alto Tribunal valenciano para los próximos cinco años.

La mudanza comenzó el pasado lunes, con el movimiento de toda la Sala Civil y Penal, y hoy será el momento de realizar un primer análisis y de solventar las posibles anomalías que hayan surgido con el traslado de las dos primeras plantas. Porque, al departamento anteriormente mencionado, se suma la Sala Social (encargada de los recursos de casación), secretaría de Gobierno y la presidencia del TSJ y la Fiscalía Superior completa, así como la Guardia Civil.

La semana que viene se completará el trasvase tanto del personal como de los archivos. Hasta ahora, son cerca de 1.260 cajas de mudanzas, 71 equipos informáticos, 20 impresoras departamentales y unas 14 multifunción las que se han desplazado hasta la sede provisional del TSJ, según los datos facilitados por la Conselleria de Justicia que encabeza Gabriela Bravo.

En total, serán 11.500 cajas las que generará la mudanza, repartidas entre las 3.500 del propio traslado y las 8.000 de los archivos judiciales. De éstas, 2.500 pasarán al archivo definitivo del edificio de Chabás (que cuenta con 3.000 metros cuadrados de superficie) y otras 5.500 cajas de archivo del TSJ que se han trasladado al edificio de Ribarroja (abierto en 2011 para guardar documentos judiciales).

El desplazamiento provisional del TSJ también afecta a la plantilla del Alto Tribunal, en concreto a 43 magistrados, 10 Letrados de la Administración de Justicia (LAJ), 33 gestores, 59 tramitadores, 18 auxilios, 5 fiscales, más 2 itinerantes, según la información facilitada.

Pero la mudanza tiene más cifras, como los 25 millones de inversión que supondrá la rehabilitación de la Real Casa de la Aduana o los 25.000 euros mensuales que abonará la Generalitat por el edificio provisional que, además, en su día, albergó las dependencias de la antigua Conselleria de Gobernación. Cuantía que ascenderá a los 30.000 euros mensuales el quinto año; eso sí, con una carencia de ocho meses en el pago. Las obras de reforma tendrán una duración de un lustro.