El PPCV propone modificar la normativa sobre pólvora para rebajar su precio

El PPCV propone modificar la normativa sobre pólvora para rebajar su precio

Piden que se puedan aumentar las horas de almacenaje y no haga falta hacer diversos repartos

EFEValencia

Los portavoces del PP en Les Corts de Industria y de Cultura, respectivamente, Felipe Carrasco y Luis Martínez, han anunciado este jueves la próxima presentación de una proposición no de ley para modificar la normativa sobre pólvora en la Comunitat Valenciana ante el aumento de su precio.

Ambos portavoces han instado a los demás partidos a «alinearse juntos» para que la pólvora no siga aumentando su precio, ya que los colectivos festeros «no encuentran soluciones» para que el precio de la pólvora no se incremente más, ha destacado Martínez. El precio de la pólvora, según ha informado Carrasco, se ha incrementado en un 52 % en el último año y un 300 % desde 2006.

Por ello, Martínez ha declarado que el artículo 26 del Real Decreto aprobado en 2017 es susceptible de mejora, en cuanto a las medidas del reparto y el almacenaje de la pólvora, en tanto que se puedan aumentar las horas de almacenaje de la pólvora y no haga falta hacer diversos repartos.

Desde el PPCV se ha instado a trabajar para que las iniciativas lleguen al Gobierno central, que es el que tiene la potestad de realizar las modificaciones pertinentes.

El portavoz de Cultura ha lamentado que, pese a que la ley, promulgada por el PP, se hizo con la intención de que la pólvora contara con mayor seguridad, ha desencadenado que con el aumento de precio se reduzca el número de festeros y no se ejecuten todos los actos tradicionales de los municipios valencianos.

Ahora, el almacenamiento para poblaciones en las que hay menos de quinientos disparadores tiene un límite máximo de 72 horas, por lo que los municipios con más de tres días de fiesta han de realizar dos repartos, con el suplemento económico que conlleva.

Por ello, el PPCV propone que, si la seguridad lo permite, el límite se alargue hasta las 96 horas, como se estableció para las poblaciones de más de 500 disparadores.