En memoria del beato austriaco

El Pilar acogió el estreno del documental coproducido por los marianistas. / avan
El Pilar acogió el estreno del documental coproducido por los marianistas. / avan

Santiago Gapp se refugió en Valencia en su huida del régimen nazi. Los religiosos marianistas celebran hoy la festividad litúrgica del sacerdote, que criticó duramente el racismo de Hitler

N.V

valencia. La Iglesia celebra hoy la festividad litúrgica del beato Santiago (o Jakob) Gapp, sacerdote que fue decapitado en Berlín, en 1943, después de que la Gestapo lo localizara en Valencia, ciudad en la que se había refugiado en su huida del régimen nazi.

Así, los religiosos marianistas, que fomentaron la devoción al beato en el colegio de El Pilar, celebran hoy misas en su honor en sus respectivas comunidades. Es en El Pilar, además, que se venera una reliquia suya en una capilla que permanecerá abierta durante todo el mes de agosto. Asimismo, el centro acogió, este último año, el estreno oficial del documental 'Santiago Capp, el sacerdote que se enfrentó a Hitler'.

Además de estos actos, en los centros regidos por la congregación, se presenta la figura de Gapp tanto en las clases de Historia como en ejercicios espirituales.

El beato fue acogido en Valencia por la comunidad de religiosos marianistas del colegio de El Pilar en 1941, después de que tuviera que huir de su país debido a sus críticas contra el racismo de Hitler en sus homilías. Un año después, la Gestapo lo encontró y engañó para que acudiera a la Francia ocupada, donde fue arrestado. Murió tras ser encarcelado y torturado, y fue beatificado en 1996 por el papa San Juan Pablo II.

La figura de Gapp destaca por haber impresionado al propio Himmler, que aseguró: «Con un millón de Jakobs Gapp, pero de nuestra ideología, dominaríamos el mundo», según su biógrafo, José María Salaverri.