Los médicos esperan hacer un millar de operaciones más al mes con el nuevo plan

Sanitarios en el quirófano de un hospital. /LP
Sanitarios en el quirófano de un hospital. / LP

Sanidad arranca el remodelado sistema contra la lista de espera con una subida de los pagos de hasta el 150%

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

El renovado plan para incentivar las intervenciones quirúrgicas por la tarde -sistema bautizado como autoconcierto- arranca esta semana con la intención de aumentar las operaciones en cerca de un millar al mes y tratar de rebajar la extensa lista de espera que sufren los valencianos para pasar por el quirófano, unas demoras que afectan ya a cerca de 64.000 pacientes. Tras el fiasco del modelo planteado por la Conselleria de Sanidad en noviembre, que derivó en un plante de buena parte de los facultativos para acometer estas intervenciones fuera del horario habitual por las reducidas retribuciones, el departamento ha tenido que corregir su plan inicial sólo dos meses después, atender las demandas del personal sanitario e incrementar los precios para que participar en estas jornadas complementarias sea lo suficientemente atractivo para médicos, enfermeros y celadores.

Las cifras

63.949
pacientes se encontraban en lista de espera quirúrgica en septiembre, último dato disponible
370,80
euros es la tarifa de las operaciones más caras, al igual que la operación de sesión de cinco horas

Así, según el Sindicato Médico, con las nuevas tarifas, que suponen en algunos casos contraprestaciones económicas hasta un 150% superiores a las aprobadas por Sanidad en noviembre, el ritmo de operaciones volverá, al menos, a los índices de los diez primeros meses del año, cuando todavía funcionaba el sistema impulsado por la anterior Administración autonómica. En concreto, con el sistema de autoconcierto que se venía aplicando desde principios de año se llevaban a cabo, de media, unas 2.300 operaciones cada tarde (teniendo en cuenta los seis primeros meses de 2018), mientras que con el plan aprobado por Sanidad en noviembre, se dejaron de programar entre el 40 y el 50% de estas intervenciones. El grueso de las operaciones que desaparecieron de la agenda médica vespertina son de traumatología, la especialidad que acumula más pacientes en lista de espera, y de urología, que ha registrado uno de los mayores incrementos en la lista de espera en los últimos meses. A estas hay que sumar las operaciones ya programadas que se suspendieron a principios de mes, de buena parte de las especialidades, las de cirugía vascular y aquellas que no se puedan programar por la falta de anestesistas. Por tanto, al variar las tarifas y contar con el beneplácito del personal sanitario, los facultativos calcular que se podrá incrementar el ritmo de los dos últimos meses en cerca de un millar de operaciones vespertinas más, lo que supone recuperar, prácticamente, las intervenciones que se han dejado de programar (algo más de una de cada tres).

El anterior autoconcierto lograba que se llevaran a cabo por la tarde 2.300 intervenciones al mes

Al respecto, el secretario general del Sindicato Médico (CESM-CV) en la Comunitat, Andrés Cánovas, apuntó que, tras la negativa de buena parte de los sanitarios a participar en el plan aprobado en noviembre, «hemos conseguido unas tarifas para que los médicos estén lo más contentos posible, con incrementos de entre el 40 y el 50% de media». Además, explicó Cánovas, «ahora los facultativos podrán elegir entre hacer una jornada de tarde de cinco horas por 370 euros o cobrar por cada intervención con las nuevas tarifas establecidas». Este portavoz señaló que, aunque el nuevo modelo tiene vigencia desde el pasado 1 de enero, no será hasta hoy cuando, realmente, se ponga en marcha, debido a las vacaciones navideñas de buena parte del personal sanitario. Y aunque indicó que «siempre hay algún profesional que no quiere participar en estos planes», espera que, con las nuevas tarifas, se vuelva, al menos, a los niveles anteriores.

El modelo de la conselleria que nació sin consenso sólo ha durado dos meses

El problema con el anterior modelo de autoconcierto se remonta al pasado 5 de noviembre, cuando la mayor parte de los hospitales valencianos se vieron obligados a suspender decenas de operaciones que tenían programadas para las tardes de esa semana debido al plante de los facultativos al nuevo sistema de retribuciones que nació sin el consenso de todos los sindicatos. En concreto, se cancelaron entre seis y ocho operaciones al día de cada especialidad -traumatología, oftalmología y cirugía, entre otras- en los hospitales La Fe, Doctor Peset, Clínico, General de Castellón y «varios de la provincia de Alicante», según el Sindicato Médico, como el de San Juan. Desde CSIF incluyeron también en el listado al hospital de La Plana de Castellón. Por ejemplo, en el caso del Hospital General de Castellón se suspendieron «sine die» más de una veintena de operaciones previstas para ese día y la jornada siguiente, según el portavoz de Política Social del grupo popular en Les Corts, José Juan Zaplana, quien recordó que estos pacientes ya habían sido sometidos a todos los tratamientos previos. En el caso del Hospital La Fe, tanto auxiliares de enfermería como enfermeros se dieron de baja en bloque de los listados para operar por las tardes debido a las nuevas condiciones, según CSIF, desde donde destacaron también el malestar entre los celadores por las nuevas condiciones laborales y retributivas.

En concreto, se trataba de operaciones ya programadas con anterioridad en base al anterior modelo de autoconcierto que contemplaba el abono a los profesionales por sesión. Es decir, los sanitarios que participaban en estas intervenciones -médicos, enfermeros, celadores, etc.- recibían una determinada compensación económica por la franja de tiempo trabajada fuera de su horario, independientemente del número de operaciones que llevaran a cabo en ese tiempo. Con el nuevo modelo, el abono de las intervenciones se realiza por cada acto, por lo que cada operación presenta su correspondiente bonificación en función de la categoría profesional del sanitario, muy por debajo de lo que venían recibiendo. Sanidad consiguió paliar ligeramente la situación rectificando el sistema y abriendo la posibilidad a que, en algunos casos excepcionales, se abonara por sesión, aunque no ha tenido éxito en todos los servicios. Así, el modelo apenas ha durado dos meses.

 

Fotos

Vídeos