Médicos alertan de que la prescripción enfermera pone en riesgo la salud de la población

Médicos alertan de que la prescripción enfermera pone en riesgo la salud de la población

Los facultativos critican que la medida responde a «presiones de organizaciones enfermeras para asumir poder»

S. V.Valencia

El Sindicato Médico de la Comunitat (CESM-CV) acaba de alertar de que la prescripción enfermera devalúa la prescripción médica y, además, pone en riesgo «la salud de la población expuesta», por motivos ajenos a la eficiencia asistencial.

CESM-CV ya se mostró en contra del contenido del Decreto 13/2018 que establecía, para la enfermería, las condiciones para el uso, indicación y dispensación de medicamentos de uso humano. Y ello porque implantaba el uso autónomo por parte de la enfermería de fármacos sometidos a receta médica, no de modo específico, extraordinario o en el marco de protocolos consensuados. Lo autorizaba en todos los casos salvo los expresamente excluidos. «Era resultado de las presiones de algunas organizaciones enfermeras para asumir poder y protagonismo en el sistema sanitario, presiones ajenas a los intereses de la mayoría del colectivo de la enfermería titulada», apunta el secretario general de CESM-CV, Andrés Cánovas.

Ahora, la resolución publicada el 4 de julio en el DOGV viene a trasponer en la Comunitat algunos de los requisitos previos contemplados en la normativa nacional. «Su introducción contiene valoraciones que pueden considerase insultantes y descalificatorias contra los médicos valencianos, responsables últimos de diagnosticar las enfermedades de nuestros pacientes y de prescribir el correspondiente tratamiento», lamenta Cánovas.

Ese mismo tono se encuentra en las «inadmisibles» declaraciones realizadas en público por la consellera Ana Barceló que, sin aportar prueba alguna, ha deslizado de modo indirecto que los médicos «somos al parecer responsables del elevado gasto farmacéutico, de los efectos secundarios de los medicamentos que recetamos y de la automedicación, razón por la que resultaría más oportuno que otros profesionales desarrollaran nuestro trabajo».

La realidad es otra y la propia resolución la señala al hablar del inminente periodo estival. Ello coincide, además, con la publicación definitiva del listado de la bolsa de trabajo. Con el objetivo no confesado, dada la carencia de médicos, de sustituirlos por enfermeras. ¿Le parece a usted serio, señora Barceló, engañar de este modo a los usuarios de la sanidad pública? ¿Cree que lo podrá justificar con agresiones contra la dignidad de sus profesionales de la Medicina? ¿Cree que vamos a permanecer impasibles ante una medida demagógica en las formas, inaudita en un responsable político y basada en el mero ahorro económico? Porque al no abordar el problema del modo adecuado, al buscar solamente un recorte en el gasto, puede usted poner en peligro la seguridad de los ciudadanos a los que debe defender.

Por eso, CESM-CV garantiza a todos los valencianos que sus médicos, que gozan de su confianza, son los que van a seguir velando por su salud. Los que por su formación pueden detectar sus dolencias y aplicar los mejores remedios y con la mayor seguridad. El Sindicato Médico hace un llamamiento a todos los usuarios del sistema valenciano de salud a exigir que sea un médico quién les recete los medicamentos que precisen y no acepten que sea nadie más quien lo haga. «Sólo así volveremos a poner entre todos a la calidad de la asistencia por delante de los intereses de ciertos grupos de presión y de la miopía de algunas administraciones», concluye Cánovas.