Marzà bendice al catedrático de dolçaina sin título y elegido a dedo

Dos 'dolçainers' durante un acto. /Juanjo Monzó
Dos 'dolçainers' durante un acto. / Juanjo Monzó

El conseller defiende que lo importante era que hubiera grado superior y la elección del docente crea un cisma entre los músicos federados

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

El conseller de Educación y Cultura, Vicent Marzà, se fue con la música a otra parte al ser preguntado por la selección de un aspirante a alumno como catedrático interino de dolçaina. Marzà defendió que lo importante era poner en marcha el grado superior por encima del proceso de selección: «Aquí lo importante es que haya grado superior de dolçaina. Hacía mucho tiempo que los estudiantes de profesional se tenían que ir a otros territorios para continuar con sus estudios».

Marzà no quiso profundizar en el proceso de selección y minimizó la polémica sobre la elección del catedrático interino. «Se ha hecho así porque en las diferentes convocatorias no se había presentado nadie para cubrir esa plaza», señaló el conseller, que obvió el hecho de que era imposible cubrir la plaza porque la bolsa de trabajo estaba vacía. «Se presentó -al examen de docente- una persona que la comisión de valoración decidió que no era la idónea. Lo importante era el superior y que los alumnos tuvieran clases», añadió Marzà. La comisión evaluadora suspendió a Paloma Mora, la única candidata de la bolsa de trabajo que reunía los títulos y que se presentó a la prueba, y abocó al grado superior de dolçaina a un limbo que se tuvo que cubrir con una plaza de difícil cobertura.

El aspirante a alumno Pasqual Salort se convirtió en el nuevo catedrático interino de la especialidad sin poseer el título superior de dolçaina y sin pasar un examen ante un tribunal para valorar su capacidad interpretativa y docente.

El proceso ha generado una grieta entre el colectivo de dolçainers valencianos. La Federació de Dolçainers, que exige una mayor atención para la música tradicional valenciana, ha emitido un comunicado para cerrar filas en torno al docente elegido, Pasqual Salort; al presidente de la comisión de selección de la bolsa de trabajo, Jordi Reig, y a su asesor, Xavier Richart. Estos dos últimos son los que decidieron que Paloma Mora, la única persona que hizo el examen por poseer la titulación, carecía de aptitud para dar las clases del superior. El comunicado de la Federació ha causado un profundo malestar entre los dolçainers que defienden que el proceso de selección no ha sido transparente a la hora de nombrar al catedrático del grado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos