María Victoria, víctima: «Me desperté desnuda y sin saber dónde estaba»

Marivi, como llaman sus amigos a María Victoria, llevaba dos años trabajando en Madrid como asesora fiscal. Dejó Valencia para coger una atractiva oferta laboral con bastante futuro. «Trabajaba a tope, apenas tenía vida social, prácticamente ni salía. Menos aquella noche...». La voz de Marivi, de 43 años, se entrecorta al recordar el episodio de hace un par de años. Aunque 'recordar' es una manera de hablar, porque su relato se pierde en la cena con unas amigas en el restaurante libanés. Y en los primeros bailes en un local de la plaza de Santa Ana. «Empecé a hablar con un chico, tomamos algo...», y su memoria se borra. Amaneció en su casa. «Me desperté completamente desnuda y sin saber dónde estaba. No conocía ni mi casa, ni mi propia cama». Tenía dolores en los pechos y la vagina. Una inspección hospitalaria confirmó la presencia de excoriaciones compatibles con una agresión sexual. Denunció. Ni rastro de drogas, aunque todo apunta a ello, ni del sospechoso. Dos años después, Marivi sigue marcada: «No he vuelto a pisar un pub».