Manos Unidas ayuda a 800 niños refugiados

R. S.

valencia. Manos Unidas Valencia y parroquias de las localidades valencianas de Benimodo y Aldaia colaboran en un proyecto para mejorar el acceso de 800 menores a la educación digital Primaria en el campo de refugiados de Dzaleka, ubicado en Malawi.

La iniciativa incluye la construcción de un laboratorio de enseñanza digital en el colegio del campo de refugiados de Dzaleka, que tiene unos 5.000 estudiantes de Primaria y que «es el centro con mejor nivel educativo del distrito pese a las diferentes costumbres e idiomas, el desarraigo y las experiencias traumáticas de los estudiantes», según fuentes de Manos Unidas Valencia.