Las madres de los condenados utilizan un concierto en Torrent para pedir ayuda

El Consistorio de l'Horta asegura que desconocía que las mujeres iban a subir al escenario durante una actuación del grupo Boikot

Á. S. VALENCIA.

La polémica ha llegado hasta Torrent. Las madres de dos de los condenados en Alsasua subieron al escenario durante un concierto del grupo Boikot y pidieron «solidaridad» con sus hijos. Hasta el pleno del Consistorio debatió la cuestión, con el PP criticando al gobierno municipal por permitir una situación que «indigna» a los torrentinos.

Las madres de los condenados dijeron, entre aplausos, que llevan dos años «de odisea». Pidieron a los asistentes al concierto, que forma parte del festival Rockejat, de organización municipal, que no se queden quietos: «Necesitamos gente como vosotros, que se movilice, porque queremos a nuestros hijos en casa».

Este acto soliviantó a no pocos vecinos de Torrent, que expresaron su malestar en las redes sociales. El debate llegó al pleno del Consistorio, donde la portavoz del Partido Popular, Amparo Folgado, condenó este acto «de ensalzamiento». «Días después de haberse producido un acto de apoyo a los agresores de Alsasua en el Festival Rockejat, no se ha condenado por parte del alcalde ni del equipo de gobierno», dijo. Además, afirmó que este acto reivindicativo «indigna a los vecinos de Torrent».

Desde el Partido Popular de Torrent se considera «una vergüenza que se utilicen las fiestas de Torrent para reivindicar la acción de quienes agredieron a Guardia Civiles de paisano y llamando a la movilización de los jóvenes que asistían al festival Rockejat». También recordó que estas personas están condenadas por la Audiencia Nacional, «por unos hechos demostrados y que han llevado a que la novia de uno de los agredidos esté viviendo refugiada en Valencia, en casa de Consuelo Ordoñez, víctima de terrorismo y hermana de Gregorio Ordoñez, asesinado por ETA».

El grupo de rock que incluyó este acto reivindicativo y que indigna a los vecinos de Torrent ya actuó en el Rockejat en 2007 contratado por el PSOE y en 2012 por el PP, pero en aquellas dos ocasiones no se utilizaron las fiestas de Torrent para organizar un acto a favor de agresores.

Desde el Consistorio torrentí, por su parte, explicaron en la tarde de ayer que desde la organización no sabían que iban a subir estas personas y que cuando se dieron cuenta «ya era demasiado tarde para intervenir».

Fotos

Vídeos