El temporal azota la costa más turística en plena temporada

El temporal azota la costa más turística en plena temporada

El temporal cae tímidamente sobre Valencia tras arrasar la costa valenciana con problemas e inundaciones en Els Poblets, Dénia, Alicante, San Juan, El Campello, Santa Pola y Elche

J. A. MARRAHÍ /R. ESCRIHUELA / R. GONZÁLEZValencia

El temporal de lluvia volvió ayer a mostrar su lado más dañino y peligroso con lluvias históricas que barrieron el litoral desde La Safor a Alicante. Las fuertes precipitaciones se centraron en el corazón turístico de la Comunitat: la costa. Dos jornadas de banderas rojas, terrazas vacías y algunas playas engullidas o dañadas.

Previsión por horas en la ciudad de Valencia para este miércoles 21 de agosto.
Previsión por horas en la ciudad de Valencia para este miércoles 21 de agosto. / Aemet

Si el martes fue Peñíscola, Benicarló o Vinaròs el área más azotada, las lluvias caídas ayer de madrugada causaron serios problemas e inundaciones en Els Poblets, Dénia, Alicante, San Juan, El Campello, Santa Pola y Elche. El sector turístico valenciano asegura que, pese a todo, el puente ha sido positivo, las reservas de alojamientos se mantienen y no han llegado las temidas cancelaciones, si bien muchas terrazas han perdido clientela tras dos días de banderas rojas.

Crisitina Seguí, Gerente de la Asociación Provincial de Hoteles y Alojamientos Turísticos de Alicante, estima que las reservas «no se van a ver alteradas» y tampoco tenía noticias de cancelaciones o marcha de visitantes antes de tiempo. Según Luis Martí, presidente de la Federación Hotelera de la Comunitat, el temporal «no está afectando significativamente» al sector. Pero los empresarios miraban ayer al cielo con preocupación. «Si no va a más, no tendrá incidencia. Si continúa, acabará afectando seguro», se temió.

En la Marina, las precipitaciones fueron intensas. En Pego se alcanzaron los 148 litros por metro cuadrado. El agua obligó a evacuar de madrugada a seis personas en El Verger y Els Poblets. Además, el oleaje azotó el litoral norte de Dénia. El mar alcanzó los muros en Les Deveses y entró en casas y cocheras. También engulló parte de la playa de la Marineta Cassiana, donde llegó a bancos y sillas del chiringuito.

Los momentos críticos se vivieron sobre las dos de la madrugada. En la calle l'Almàssera de El Verger, los bomberos evacuaron a cuatro personas de una casa. Las precipitaciones acumuladas en el tejado hacían temer que cayera el falso techo. En Els Poblets, la Policía Local y los bomberos ayudaron a dos mujeres porque entraba mucha agua en sus viviendas.

Daños en Tavernes

En la Safor destacan los daños en Tavernes de la Valldigna. La playa de la Goleta quedó arrasada tras el fuerte oleaje y las rachas de viento del martes. Si en la última semana la situación de este tramo del litoral se había deteriorado, ahora los destrozos han ido a más y la costa casi ha desaparecido. Piedras de grandes dimensiones invaden la orilla tras desaparecer la arena que ha engullido el mar y la franja costera ha quedado reducida mientras las pasarelas se han quedado en el aire. Incluso se han producido caídas de paseantes. Costas estudiará una actuación cuando baje la marea y sean visibles los destrozos. El hartazgo de los vecinos ante la situación va a más. «Esto es una vergüenza. Este temporal ha sido el colmo y nos ha dejado literalmente sin playa», lamentó Mercedes, vecina de Madrid.

Las precipitaciones durante la madrugada alcanzaron registros históricos en Alicante. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la ciudad vivió la jornada de verano más lluviosa en 160 años al alcanzar un registro de casi 87 litros por metros cuadrado. La mayor parte de esta lluvia cayó entre las 2 y las 8 de la madrugada. Entre las 3.30 y las 4.30 horas, se acumularon 41,2 litros. Nunca antes se había medido tanta lluvia entre junio y agosto en ninguna de las ubicaciones históricas en las que ha estado el observatorio provincial desde 1859. También en el aeropuerto de El Altet se midió el día pluviométrico más lluvioso en verano desde que hay registros. En este caso, desde 1967.

Y con las fuertes lluvias llegaron las calles anegadas y las emergencias. Tanto los bomberos como la Policía Local recibieron 70 alertas relacionadas con la lluvia: caída de árboles y ramas, desprendimientos de cornisas y muros... El agua inundó 25 locales y los equipos de emergencia trabajaron durante todo el día para achicar y devolver la normalidad a la ciudad. Vecinos y policías se encontraron con garajes en los que el agua corría a chorros. También con coches bloqueados, averiados o con motores incendiados. Hubo muchos daños materiales, pero sin víctimas que lamentar.

También muchos problemas en otros puntos de la provincia a causa de los aguaceros. Los bomberos de la Diputación trabajaron en achiques de agua en casas de El Campello, Santa Pola y Elche. A lo largo de la noche, el 112 recibió y gestionó 105 alertas.

Además de las intensas lluvias, hubo una fuerte marejada en las aguas costeras de Alicante. Se midieron olas de más de 2 metros en la boya de cabo de Palos y de 1,9 en el puerto de Alicante. La bahía de Alicante se tiñó de marrón por el movimiento de arena del fondo y por los aportes de las ramblas tras las lluvias intensas.

Temporal de lluvia en la Comunitat