«Va tan lleno que es un problema meter la bicicleta»

«Suelo venir a Valencia a cuidar a mi madre, aunque voy en bici y la tengo que subir al tren. No hay sitios habilitados, la pongo donde puedo y el otro día casi se cae encima de una niña, pero no hacen nada por la bici, y si hay mucha gente es un problema y no puedes subir la bici», resume David, quien asegura que, si tuviera que cumplir un horario, por trabajo o estudios, se desplazaría a Valencia en coche. De hecho, con su vehículo privado tarda mucho menos en llegar a la capital que en el tren «y el coste del gasoil y el del precio del billete -ida y vuelta le cuesta 7,5 euros- es similar».