Juristas y docentes también piden mejoras en la asistencia en los centros de salud

La Asociación de Derecho Sanitario relaciona el aumento de las agresiones a los facultativos con la falta de tiempo para diagnosticar

D. GUINDO VALENCIA.

La Asociación de Derecho Sanitario de la Comunitat, liderada por juristas y profesores universitarios especializados en el ámbito sanitario y legal, reclama a la Administración «una reflexión seria y que se tomen medidas con respecto a las condiciones en las que trabajan los profesionales sanitarios en los centros de salud».

Al respecto, desde la entidad apuntaron que, cada día, estos profesionales «se ven sometidos a la doble presión de tener que atender a un numerosísimo cupo de pacientes y realizarles un correcto diagnóstico», por lo que «las autoridades deben darse cuenta de que esta ecuación es imposible y que redunda en un aumento de las agresiones a los profesionales sanitarios, unos especialistas que sólo intentan hacer su trabajo de la mejor forma posible y que han visto cómo cada vez cuentan con menos recursos para atender a más personas».

Carlos Fornes, presidente de la asociación, insistió en que la entidad solicita que se lleve a cabo «una reflexión sobre las condiciones laborales a las que están sometidas las personas que antes o después nos asistirán cuando caigamos enfermos». «¿Puede un doctor hacer turnos seguidos de veinticuatro horas y estar igual de lúcido la primera hora que la última?, ¿Puede una doctora tener dos o tres minutos para atender a cada paciente? ¿Afecta el cansancio acumulado debido a estas jornadas interminables al aumento del número de reclamaciones?», se pregunta Fornes. «Sin duda, las condiciones laborales de nuestro personal sanitario afectan a su rendimiento y estas condiciones no pasan desapercibidas a pacientes y familiares, y son uno de los motivos del aumento de agresiones a estos profesionales en los centros de salud y los servicios de urgencias», agregó.

Esta situación llevó hace unos días a los médicos de familia y pediatras de Atención Primaria a solicitar a la Conselleria de Sanidad la reducción de los cupos (1.500 pacientes para cada médico y 900 para cada pediatra, como máximo), la limitación del número máximo de visitas al día a 30 por médico y 25 por pediatra, garantizar el tiempo suficiente en las agendas para atender correctamente a los pacientes (no menos de 10 minutos por adulto y de 12 por niño), la sustitución del personal facultativo durante todas las ausencias previstas y más tiempo para formación.