Julio Iglesias no será citado al juicio por su presunta paternidad

El magistrado aplica una presunción del parentesco y cita al detective que logró el ADN que marca los vínculos con el supuesto hijo valenciano

EFE VALENCIA.

El Juzgado de Primera Instancia 13 de Valencia ha decidido no citar a Julio Iglesias para el juicio del próximo 30 de mayo sobre la supuesta paternidad del cantante ante la demanda de Javier Sánchez, después de que el artista se haya negado a someterse a la prueba de ADN.

El juez aplica así la presunción de paternidad y cita al detective que obtuvo en Miami la prueba genética que vincula al cantante con el demandante y al perito genético que la analizó, según fuentes del despacho de Fernando Osuna, letrado que representa al supuesto hijo del cantante. El magistrado tampoco ha citado a la madre de Javier Sánchez, María Edite Santos, ni al exmarido de esta. Iglesias, pese a no estar citado, podrá ir a la vista oral si así lo decide. Desde la defensa del demandante se considera una posibilidad improbable a la vista de cómo se ha desarrollado esta demanda y el hecho de que no ha atendido los requerimientos formulados para someterse a pruebas genéticas.

El juicio se celebrará en la sala de vistas 14 de la Ciudad de la Justicia a puerta cerrada, «a fin de garantizar la protección de la intimidad y vida privada de las partes», según se recoge en una providencia dictada el pasado 21 de marzo por el juez.

El demandante ha pedido en repetidas ocasiones que Julio Iglesias se someta a una prueba de ADN antes del juicio y, en caso contrario, pidió que fueran los hijos del cantante quienes la realizaran. El juzgado encargado del caso rechazó en febrero que los hijos del cantante se sometieran a esta prueba.

El juez argumentó que ellos no son parte en el procedimiento y no recae sobre estos familiares carga alguna para someterse a ninguna prueba. Además, rechazó también la prueba biológica con el cantante, por haber sido acordada en anteriores providencias y autos.

Javier Sánchez-Santos, que habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina María Edite, ha incluido en su demanda de paternidad una prueba de ADN realizada a partir de muestras recogidas en la basura por un detective en Miami, donde reside el artista, que supuestamente confirma la paternidad.