Una joya de Goerlich ideada en la Segunda República

Á. S. ÁLEX SERRANOVALENCIA.

La historia del colegio mayor Luis Vives hunde sus raíces en la Segunda República. El afamado arquitecto Javier Goerlich lo proyectó en los años 30 y se levantó en 1935. Es uno de los edificios más representativos del racionalismo en la ciudad.

Se proyectó en lo que entonces se conocía como el Paseo al Mar, una vez que la burguesía valenciana del siglo XIX abandonó su idea de construir una ciudad jardín. Se traslada entonces la universidad al entorno del actual Blasco Ibáñez y es el histórico rector Juan Peset quien impulsó la aprobación de la terminación de la Facultad de Ciencias y la construcción de una Residencia de Estudiantes similar a la de Madrid.

uCierre
El colegio mayor Luis Vives cerró sus puertas a finales de julio de 2012. Su última residente lo abandonó el día 21 pero cerró oficialmente a finales de mes.
uProblemas estructurales
El edificio se encuentra cerrado desde 2012 por problemas estructurales.
uOkupado
En 2017 fue okupado durante casi dos meses.

Durante la Guerra Civil las obras se paralizaron. En el franquismo, el proyecto fue cambiando hasta perder su carácter laico e innovador, concluyendo sus alas en 1954 y 1957, tal como explica el Colegio de Arquitectos. Se trata de un edificio exento de estructura simétrica y desarrollo en peine, situado en una manzana que se ha compactado gradualmente al sustituir arbolado e instalaciones deportivas por aularios de la universidad. Consta de sótano, donde se encontraban los servicios generales; planta baja con el acceso principal y locales de uso comunitario, incluida la capilla proyectada en 1945 en sustitución de la biblioteca y que fue más tarde acondicionada como salón de actos; y cuatro plantas superiores que albergaban dormitorios. Las dos primeras ocupaban la totalidad de la planta y las superiores lo hacían parcialmente dando lugar a amplias terrazas. Sus fachadas sí mantienen la idea primigenia del proyecto de 1935.