La joven torrentina con una enfermedad rara exige seguir sus estudios en casa

La joven torrentina estudia en casa. / LP
La joven torrentina estudia en casa. / LP

ADA DASÍ TORRENT.

Mañana se inicia otro curso escolar y la joven torrentina, Lucía Moreno, aquejada de una enfermedad rara, todavía no sabe si se cumplirá su deseo de poder estudiar desde casa, como hasta ahora. A pesar de las 200.000 firmas entregadas en la Conselleria de Educación, que apoyaron la petición de la familia para que pudiera seguir cursando Bachiller, y el compromiso público del secretario autonómico de Educación, la joven aún no tiene confirmación oficial.

La administración sólo cubre las clases a domicilio hasta los 16 años, cuando finaliza la educación obligatoria, y esto produjo que el movimiento 'Una sonrisa para Lucía' iniciara una campaña de recogida de firmas en el mes de abril que permitiera que la joven pudiera seguir estudiando. Su madre, Mercedes, explicó que «las clases le hacen olvidarse de su enfermedad y es una forma de normalizar su vida».

Hasta el curso pasado, Lucía recibía a sus profesores en casa, ya que su enfermedad (distrofia simpático refleja), sumada a los fuertes dolores que le provoca, le impide desplazarse al instituto. Sacó el curso, cuarto de la ESO, se graduó con muy buenas notas y sus maestros destacaron la facilidad y el esfuerzo que pone en los estudios.

Pero esto no es bastante para ella. La joven, de 16 años, quiere estudiar una carrera de letras y para ello debe cursar el Bachillerato desde casa. Por ello, la familia es clara: «No podemos esperar más. Las clases comienzan y ella tiene el mismo derecho que sus compañeros a empezar su curso a tiempo».

Según explican, el viernes tenían cita en la conselleria para acordar esa solución prometida, «pero a primera hora nos llamaron para cancelarla. Nos han dicho que el director territorial estaba enfermo y que no había ninguna otra persona que pudiera atendernos. Exigimos una solución como tarde, este lunes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos