Tres de cada cuatro investigaciones por incendios forestales acaban archivadas en la Comunitat Valenciana

De las 239 diligencias abiertas en la Comunitat el año pasado quedaron impunes 172 casos por la dificultad para hallar a los culpables

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

La época de más peligro para que se puedan producir incendios forestales acaba de comenzar y se concentrará durante todo el verano. Cada año el fuego devora miles de hectáreas de monte y muchos son provocados por pirómanos. Pero la mayoría logran escapar de la justicia.

De hecho, tres de cada cuatro investigaciones por incendios terminan archivándose en la Comunitat, según reflejan los datos de la Fiscalía General del Estado durante 2018. Así pues, la mayoría de causantes de que se pierda la riqueza forestal en los montes valencianos quedan impunes.

De las 239 diligencias de investigación abiertas el año pasado en la región por incendios forestales, un total de 172 se fueron a un cajón al quedar archivadas, debido a las dificultades que tienen las autoridades policiales para determinar quién es el culpable de haber causado el fuego. Pero también por las complicaciones de probar su autoría en caso de que haya detenidos.

En sólo 29 ocasiones se presentó una denuncia contra un presunto autor, mientras que en el 72% de las ocasiones en las que se investigó un caso durante 2018 no se encontraron evidencias que permitieran conducir finalmente a la detención del autor del fuego.

La Comunitat es la autonomía donde más investigaciones por incendios forestales se realizan de toda España, pero también en la que más cantidad de casos se archivan, con mucha diferencia sobre el resto, por los datos del ministerio público referentes al año pasado. En porcentaje, eso sí, tanto en Galicia como en Andalucía superan el 72% de diligencias archivadas, pero con unas cantidades de incendios muy inferiores, ya que en ambas regiones apenas llegan a la treintena de investigaciones, de las cuales más del 90% quedaron impunes. Por contra, en Asturias, de los 32 casos incoados, ninguno se ha archivado y todos siguen abiertos.

En la provincia de Valencia las investigaciones por incendios forestales archivadas son muy superiores a la media de la Comunitat y suponen un 87%, ya que de los 161 casos incoados, se les dio carpetazo a 141 y en sólo siete ocasiones se interpuso una querella. En Castellón hubo 45 investigaciones (31 fueron archivadas) pero en Alicante, de los 33 casos abiertos, ninguno quedó archivado.

El origen de la mayor parte de los incendios que se producen en la Comunitat consigue ser esclarecido y aunque los rayos causan un buen número de fuegos cada año, los siniestros producidos por causas humanas, ya sea por una negligencia o intencionadamente, son la mayoría de los que calcinan los montes valencianos. Aunque según los datos de la Sindicatura de Comptes, los incendios originados por personas se están reduciendo en los últimos años.

Incendio forestal en Bolbaite.
Incendio forestal en Bolbaite. / EFE

Los últimos detenidos

El mes pasado fue detenido un joven de 21 años que trabajaba como conductor de ambulancias que provocó cuatro incendios, uno de ellos forestal, en un camping en Llíria donde ardieron un total de 7.000 metros cuadrados de vegetación. Y el pasado marzo fue condenado a cinco años y nueve meses de cárcel un pirómano que arrasó 1.500 hectáreas en Bolbaite en junio de 2016, tras iniciar una quema de cañas que hicieron que el fuego se extendiera con voracidad por los municipios de Chella, Anna, Sumacárcer, Estubeny, Sellent y Cotes. Han sido los dos últimos casos de causantes de incendios forestales contra los que la justicia ha actuado en la Comunitat.

Noticias relacionadas

El Código Penal contempla el establecimiento de penas de hasta 20 años de prisión para el culpable de un incendio forestal que conlleve peligro para la vida de las personas, por lo que podría ser considerado responsable de un delito de homicidio. Pero en el caso de que el incendio no suponga un peligro para nadie, las penas oscilan entre un año y tres de cárcel.

Hay múltiples causas que pueden llevar a un pirómano a prender fuego en el monte. Aunque en la mayoría de casos investigados no se consigue saber qué perseguía el autor al iniciar el incendio. En los que sí se logran determinar, una de las principales características son los problemas mentales del pirómano, como ocurrió en el incendio de Bolbaite. Otro porcentaje importante son agricultores que pretenden eliminar matorral y ganaderos para regenerar y favorecer el nacimiento del pasto. El vandalismo contra los espacios naturales es otra causa, y en menor medida, hay también especuladores urbanísticos.

22 sentencias condenatorias para pirómanos en la región

Un total de 22 personas recibieron una sentencia condenatoria por ser los causantes de incendios forestales el año pasado en la Comunitat. Pese a la dificultad habitual de encontrar pruebas que incriminen con claridad a un sospechoso, en algunos casos sí se consigue que la justicia los lleve a prisión. Lo que ocurre es que se trata de una minoría de casos, porque sólo un 9,2% de las investigaciones concluyen con sentencias condenatorias, por los datos de 2018 en la región. Se trata de la tercera autonomía con más pirómanos encarcelados, sólo por detrás de Andalucía y Galicia. Esos condenados suponen el 15% del total que fueron enviados a prisión en toda España el año pasado.