Un incendio en campos abandonados en Aldaia afecta a una fábrica de palets

Imagen del fuego en Aldaia. /Daniel N. Almonacid
Imagen del fuego en Aldaia. / Daniel N. Almonacid

Los servicios de emergencia tuvieron que cortar la A-3 durante unos momentos porque el viento propagó las llamas a la mediana

J.S. / L.S.
J.S. / L.S.

Un incendio de tipo forestal ocasionado en unos campos sin cultivos de la población de Aldaia terminó el sábado propagándose por una nave industrial próxima. Las llamas pasaron de las parcelas de los campos a una nave industrial próxima. De hecho, el fuego afectó al patio de la empresa donde habían apiladas cajas de palets de madera, lo que dificultó la extinción.

El fuego comenzó entre las 9.30 horas y las 9.50 horas de ayer, después de que la Policía Local de Aldaia diera aviso al servicio de emergencias de 112 y este a la vez al Consorcio Provincial de Bomberos.

Se desconocen las causas que motivaron el inicio del incendio, no se sabe su fue por alguna colilla o por acumulación de basura, pero se extendió con rapidez desde una zona de cañar al resto de los campos, afectando a entre cuatro y cinco hectáreas de terreno y a la nave industrial.

Este incidente obligó a movilizar a cuatro dotaciones de bomberos de los parques de Paterna y Torrent, al coordinador forestal y a un helicóptero de la Generalitat.

Si bien un principio parecía un fuego de poca importancia, las rachas de viento de poniente que soplaron ayer a esas horas ayudaron a que el fuego cogiera fuerza. De hecho, pocos minutos antes de las 14 horas los servicios de emergencia tuvieron que hacer un corte temporal de la autovía A-3 porque el viento había impulsado las llamas a la mediana de la carretera. Luego se restableció el tráfico.

La zona que sí se mantuvo cerrada al tráfico toda la jornada fue la carretera interurbana que comunica Quart de Poblet y Aldaia, en el camino de San Onofre.

Espectacular columna de humo sobre la A-3.
Espectacular columna de humo sobre la A-3.

La parte forestal se controló antes del mediodía, pero hasta la tarde de ayer los equipos de bomberos trabajaban en la extinción del material acumulado en la empresa, ya que había pilas de palets de entre 8 y 10 metros de altura.

Además, según fuentes del Consorcio de Bomberos, había un tendido eléctrico en la zona y hasta que no se cortó la electricidad no se podía actuar por la parte superior.

Los trabajos de extinción se realizaron sobre todo por tierra, ya que está cerca el aeropuerto y no era fácil trabajar con el helicóptero por las áreas restringidas al vuelo. En la zona se registraron rachas de viento de hasta 61 kilómetros, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). También las altas temperaturas, en el aeropuerto el mercurio llegó a los 36,1 grados, dificultaron la estabilización del fuego.

La previsión para este domingo apunta a que los termómetros experimentarán un notable descenso que puede llegar a los siete grados en el litoral tras acabar el episodio de vientos de poniente.