El Hospital de la Ribera vuelve a contratar resonancias externas diez meses después de la reversión

El Hospital de la Ribera vuelve a contratar resonancias externas diez meses después de la reversión
LP

Esta unidad móvil se ha vuelto a colocar en el aparcamiento

REDACCIÓN

La asociación SanitatSolsUna acaba de denunciar que miles de resonancias pendientes en el Hospital de La Ribera tras la reversión obligan a instalar, por segunda vez en seis meses, una unidad móvil en el aparcamiento «para intentar solucionar el colapso de este servicio» desde el inicio de la gestión directa por la Conselleria de Sanidad el pasado mes de abril. Esta unidad móvil de resonancias se ha vuelto a colocar fuera del centro hospitalario de Alzira, en el aparcamiento.

Según critica la entidad, «a pesar del desvío de pacientes a una clínica privada en Alzira, algo que nunca antes había sucedido, la lista de espera en Radiología diez meses después de la reversión es insoportable». Al parecer, «la organización y la gestión actual de los recursos humanos del Hospital de La Ribera no sólo no es capaz de reducir las esperas en Rayos sino que hay un desfase de alrededor de 600 pruebas al mes que convierten la lista de espera en insoportable e inasumible», indican.

Desde SanitatSolsUna, que defiende la excelencia en la Sanidad, independientemente del modelo de gestión, apuntan que «a pesar el ingente esfuerzo de los profesionales sanitarios y del personal auxiliar, la desastrosa gestión de la actual Dirección del Hospital de La Ribera desde el minuto uno de la reversión es la culpable de las listas de espera, tanto en Radiología como en

la mayoría de los servicios del centro, incluidas las Urgencias». Y es que, según agregan, las Urgencias de Alzira «ya han empezado a colapsarse por el aumento de infecciones y la gripe».

Por otra parte, indican que «el parche para este situación de «desborde» de pacientes es, al parecer, la nueva Unidad de pre-ingresos, una unidad controvertida, en opinión de SanitatSolsUna porque «surge para disimular la mala gestión del proceso de ingreso. «Si la urgencia funciona bien y el ingreso es ágil esta unidad es inútil», resumen.

Pero, además, hasta ayer no tenían siquiera el mobiliario básico para esta unidad por lo que, según ha tenido constancia la asociación, «tuvieron que ir a La Fe y recoger algunas mesas para esta unidad en La Ribera». «¿Ahora La Ribera es el vertedero de otros hospitales de la Comunitat?», se preguntan.

En el caso de este centro hospitalario, aseguran, «se ha perdido la flexibilidad que la gestión indirecta permitía, con la contratación de personal extra para los picos de asistencia como en la época de gripe y una adecuada gestión de las camas». «En el caso de La Ribera, la pérdida de la calidad asistencial es mucho más llamativa para los pacientes, porque los profesionales no cuentan con los medios necesario por culpa de la mala gestión de la Dirección del centro», explican. A lo que añaden «las continuas denuncias de trato de favor para los trabajadores procedentes de la bolsa frente a los laborales o personal a extinguir que trabajaban en Alzira antes de la reversión«.

Este diario ha solicitado su versión a la dirección del departamento, pero todavía no ha recibido respuesta.