«A mi hijo lo mató alguien de su entorno»

Julia O. muestra, ayer, una foto de su hijo. / manuel molines
Julia O. muestra, ayer, una foto de su hijo. / manuel molines

La madre del valenciano asesinado de dos disparos en México pide que se agilice la investigación para resolver el crimen

JAVIER MARTÍNEZVALENCIA.

La investigación del asesinato de Alberto V. O., el valenciano que fue hallado muerto con dos disparos en la cabeza en la cuneta de una carretera de México, continúa sin dar resultados a pesar de que el fiscal que dirige el caso anunció hace tres meses la detención en breve de varios sospechosos tras unos avances importantes y sorpresivos en las indagaciones policiales.

Cuatro meses después del crimen, la madre de Alberto V. ha solicitado a la Fiscalía General del Estado (FGE) de Morelos que agilice las investigaciones para resolver el asesinato. «Me dijeron que iban a detener pronto a los culpables porque tenían pistas y nombres de personas implicadas, pero pasan los días y la policía de México no nos dice nada», afirma Julia O. con indignación.

La madre de la víctima también se queja de la falta de implicación de las autoridades españolas e italianas, pues su hijo tenía la doble nacionalidad, tras ser informada de que México no había recibido ninguna petición de España o Italia para participar en las investigaciones del asesinato. «Me siento desamparada. Nadie me va a devolver a mi hijo, pero tengo mis derechos como española y mi país no ha hecho lo suficiente», afirma Julia.

El hallazgo del cadáver de Alberto tuvo lugar el pasado 20 de marzo después de que su mujer, que reside en Italia, denunciara la extraña desaparición del hombre de 37 años en el estado mexicano de Morelos. Tras el asesinato de dos disparos en la cabeza, los autores del crimen introdujeron el cuerpo en una bolsa de plástico y lo abandonaron en la cuneta de una carretera del municipio de Tlaltizapán. Junto al cadáver dejaron un mensaje escrito en una cartulina blanca que lleva la firma de un grupo criminal. «Esto me pasó por ser un ratero», rezaba el cartel encontrado por la policía, según publicó la prensa mexicana.

Astrid R., de 28 años y de nacionalidad salvadoreña, declaró a la policía que su pareja cambió dinero en un establecimiento del aeropuerto de Ciudad de México y luego se alojó en un hotel de la ciudad de Cuautla. Todas las pertenencias de la víctima desaparecieron, incluso su maleta y su ordenador, en extrañas circunstancias.

La víctima contactaba por teléfono a diario con su mujer, que reside en la ciudad italiana de Pavía con sus dos hijos pequeños de cuatro años y ocho meses, y le dijo que había visto un coche sospechoso con la matrícula tapada junto al hotel. La pareja mantuvo esta conversación pocas horas antes de la extraña desaparición.

La madre de Alberto sospecha que su hijo murió en una emboscada tras ser traicionado por alguien de su entorno cuando viajó a México para abrir una oficina de servicios financieros. «Necesito que se haga justicia. Mi hijo era español y su país le ha dado la espalda. Como madre quiero respuestas y nadie me informa de las investigaciones. Estoy harta de llamar por teléfono a México para que no me digan nada», señala Julia con lágrimas en los ojos.

Natural de Valencia, la víctima tenía varios antecedentes delictivos en España, aunque había enderezado su vida en Italia, según su familia. Alberto había sido padre por cuarta vez tras su relación con Astrid. Su exmujer y otro de sus hijos residen en La Canyada.

Respecto al móvil del crimen, Julia prefiere no pronunciarse, pero asegura que los individuos que dispararon a su hijo le robaron una importante cantidad de dinero, un reloj de la firma italiana Dolce & Gabbana y tres anillos de oro. «Le cortaron los dedos para llevarse los anillos», afirma la madre de Alberto. «A mi hijo lo mató alguien de su entorno. Conoció en México a una persona que lo traicionó. La policía sabe su nombre y el de otro implicado y no entiendo por qué no los detienen», añade la mujer con el rostro cariacontecido.

 

Fotos

Vídeos