Mar Hidalgo, aspirante que ha recurrido las oposiciones a maestro: «Hubo tribunales que daban explicaciones, otros ni te recibían»

Mar Hidalgo, opositora que ha recurrido el resultado del proceso selectivo ante el TSJCV. / lp
Mar Hidalgo, opositora que ha recurrido el resultado del proceso selectivo ante el TSJCV. / lp

La demandante asegura que no se valoró la capacidad de todos los opositores porque no había tiempo material

J. BATISTA

Mar Hidalgo se enfrentó en verano a sus primeras oposiciones. Tras sacarse la carrera para ser maestra de Infantil, durante casi dos años se dedicó a obtener los títulos exigidos (C1 y Capacitación), otros 12 para sumar méritos y a preparar a fondo el proceso selectivo.

Tras la primera prueba de la fase inicial, el tema teórico que se escribe y más tarde se lee ante el tribunal, salió muy contenta con su trabajo. Fue distinto con la segunda, que consistió en desarrollar el supuesto práctico planteado. Quedó convencida con el examen escrito pero no con la exposición oral.

«No por mi forma de exponerlo, porque lo hice exactamente igual que en el primer caso y teniendo en cuenta los criterios de evaluación, sino por la actitud de mi tribunal. Sólo uno de los miembros prestaba atención, al resto era como si no le interesara. No sé si influyó que era viernes a última hora (tras unas setenta lecturas previas de otros aspirantes) y la exposición del tema fue un lunes pronto (de las primeras en hacerlo). Aún así pensaba que lo había hecho bastante bien», dice la opositora, una del centenar de aspirantes que han recurrido el resultado de la convocatoria ante los tribunales por varias irregularidades.

Tras hacer los dos ejercicios conoció sus notas: 4,65 sobre 5 en el primero y 0,98 sobre cinco en el segundo. El resultado le impidió pasar a la siguiente fase, la defensa de una programación y de una unidad didáctica, de una hora de duración.

A su juicio, fue víctima del famoso cupo, una especie de limitación que aplican los tribunales. Un filtro de cara a la segunda parte de la oposición en la que no hay tiempo material suficiente para evaluar todas las programaciones y exposiciones didácticas de los aspirantes. Dicho a lo bestia, cuando se considera que ya han cubierto su cupo tras escuchar a un número determinado de opositores que dan el nivel, se cierra el grifo, lo que se traduce en bajas calificaciones que apean al aspirante del proceso. De esta forma, con menos opositores en la lista, sí se puede afrontar la segunda fase de la oposición con garantías de que habrá tiempo suficiente. Cuando Mar alude a la falta de atención de su tribunal lo vincula con que, teniendo en cuenta que expuso de las últimas, el cupo ya estaba cubierto.

Oposiciones a maestro en la Comunitat

La clave es que este, más allá de su discrecionalidad, lógicamente no aparece en las bases de la convocatoria y no responde a los criterios de igualdad, mérito y capacidad de cualquier oposición. El recurso presentado ante el TSJCV enfatizará, entre otros aspectos, que su aplicación es completamente irregular.

«Es un hecho objetivo que no disponían de tiempo material por el calendario aplicado por la conselleria. Si cruzabas los datos de gente que se presentaba con las horas disponibles, cumpliendo el calendario, era imposible, no podían escuchar a todos antes de tener que publicar las listas», explica Mar, que se siente «estafa y menospreciada». «Llegas a sentir que no vales», insiste.

No sólo es una denuncia pública de una aspirante afectada y cuya posición en la bolsa le aleja en la práctica de acceder a una vacante o sustitución. En verano, el sindicato Stepv ya alertó del elevado número de suspensos en la primera fase y de la falta de tiempo para evaluar. Los denunciantes también fueron advertidos del cupo en las academias, y esgrimen vídeos de preparadores publicados en la web que lo sitúan entre 25 o 30 opositores.

«Fui a hablar con mi tribunal pese a que no cabía una revisión y me recibió la presidenta. Le expliqué que no me lo esperaba tras mis ejercicios, que iba preparada, y me dijo que ya lo sabía y no lo merecía, pero que una oposición era así de injusta. Y tenemos constancia de diferentes tratamientos. A unos nos recibieron, a otros no y a algunos sí les dieron explicaciones sobre cómo lo habían hecho. Eso sí, en ningún caso se nos dijo que fueran pruebas desastrosas, lo que no cuadra con las notas», señala Mar. Esta situación también se recoge en el recurso, así como la presunta filtración de una prueba. Cuando se le pregunta, Mar sostiene que ha sido 'vox populi'.

 

Fotos

Vídeos