Dos hermanos curas donan un órgano a Casas Bajas

La parte superior del órgano. / avan
La parte superior del órgano. / avan

R. V.

valencia. Dos hermanos sacerdotes, José y Jesús Blasco Aguilar, de 89 y 87 años, respectivamente, que son canónigos eméritos prefectos de Música y Liturgia de la Catedral de Segorbe, han donado un nuevo órgano a la iglesia del Salvador de su localidad natal, Casas Bajas.

Los dos presbíteros han querido regalar y ofrecer este nuevo instrumento «al servicio y culto de Dios y a la iglesia donde fueron bautizados y educados en la fe desde la infancia junto a su familia», según dijo Jesús Blasco.

El órgano, de 1.402 tubos es obra de Carlos Álvarez Ramírez y cuenta con dos teclados de 56 notas y pedal de 30 notas. La caja está fabricada en roble macizo con plafones laminados en raíz de nogal. Fue bendecido ayer por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.