La gota fría colapsa las instalaciones de Stadler en Albuixech