El Gobierno guarda silencio sobre la propuesta de Valencia para acoger el Open Arms

El Open Arms, en una de sus intervenciones de rescate. / efe
El Open Arms, en una de sus intervenciones de rescate. / efe

La ONG española reitera que es «urgente y prioritario» tener un puerto seguro para dejar a los 121 inmigrantes rescatados en el mar

I. DOMINGO/EFE

valencia/roma. Veinticuatro horas después de que Valencia se ofreciera para acoger el barco de la ONG española Proactiva Open Arms, que lleva a bordo a 121 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo central, el Gobierno sigue sin pronunciarse sobre la propuesta lanzada por el alcalde, Joan Ribó, y que cuenta con el apoyo de la Generalitat. Tampoco lo ha hecho sobre el ofrecimiento realizado por Cataluña para recibir esta embarcación.

Eso a pesar de que la ONG reiteró ayer su llamada de auxilio para encontrar un puerto seguro para dejar a los inmigrantes, que siguen en su nave por la negativa de Italia a permitir su desembarco. «Una noche más a bordo y seguimos sin autorización para desembarcar a las 121 personas que rescatamos. Sus historias de vida son devastadoras. Nadie debería pasar eso. Es urgente y prioritario tener un puerto seguro», denunció Open Arms en su cuenta de Twitter. Fuentes de la entidad confirmaron que no han recibido ninguna comunicación por parte del Ejecutivo español.

La nave, en aguas internacionales frente a la isla italiana de Lampedusa, acoge desde el viernes a las personas que la entidad española salvó en dos operaciones distintas en el Mediterráneo cuando las pateras en las que viajaban se encontraban a punto de naufragar.

Malta acepta el desembarco de 40 inmigrantes del alemán Alan Kurdi que se reubicarán en otros países

Aunque los países europeos y seguros más cercanos a los que trasladar a los 121 inmigrantes son Malta e Italia, ambos mantienen sus puertos cerrados. Tan sólo Malta ha accedido a autorizar la recepción de los 40 inmigrantes rescatados el pasado jueves por el barco Alan Kurdi de la ONG alemana Sea Eye, que aguardaba junto al Open Armsn. Así, desembarcarán en Malta para ser reubicados en varios países de la Unión Europea, según anunció el primer ministro maltés, Joseph Muscat, que explicó que habían aceptado la petición de Alemania.

Sin autorización

Mientras, la embarcación española sigue a la espera de conseguir una autorización para atracar en puerto seguro a pesar del ofrecimiento de Valencia, que ya realizó una operación similar con los 630 inmigrantes del Aquarius en junio del año pasado. Sobre la propuesta, el concejal de Vox en el Ayuntamiento, José Gosálbez, criticó la decisión de Ribó. «Pasa de todo y abre las puertas de nuestra ciudad, que no son las suyas sino de todos, a gente sin papeles, que mantenemos los valencianos», escribió en Twitter.

El Gobierno de Pedro Sánchez únicamente ha concedido al Open Arms permiso para realizar entrega de ayuda humanitaria. El Ministerio de Fomento, de quien dependen los permisos de navegación, bloqueó la realización de tareas de salvamento, que la ONG desobedeció al dirigirse a las costas de Libia. De hecho, se enfrenta a una posible sanción de hasta 900.000 euros.

El PP exigió ayer al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, «seriedad, sentido de Estado y una respuesta coordinada con la Unión Europea» para el barco Open Arms, según el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos.