Fomento vuelve a expropiar terrenos para el corredor tras un año de parón

Traviesas apiladas en una de las zonas de obras del corredor. / damián torres
Traviesas apiladas en una de las zonas de obras del corredor. / damián torres

El proyecto del tercer carril entre Sagunto y Castellón se licitó en julio pero el ministerio aún no tiene las parcelas para ejecutar las obras

ISABEL DOMINGO

valencia. Reactivar aquellos compromisos ferroviarios con la Comunitat Valenciana que siguen pendientes de ejecutar y mejorar las cifras de licitación, ya que hasta marzo apenas alcanzaron el 0,34% del total nacional. Es el objetivo que parece haberse trazado el Ministerio de Fomento a tenor de los últimos contratos públicos sacados a concurso y de las publicaciones más recientes del Boletín Oficial del Estado (BOE).

En este último caso, por ejemplo, ayer mismo recogía hasta tres anuncios referidos a obras impulsadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), en concreto, a los expedientes de expropiación forzosa para ejecutar otros tantos proyectos pendientes del Plan de Cercanías y del corredor mediterráneo. Se trata de las obras para la construcción de la nueva estación de Albal, la implantación del tercer carril en el tramo Sagunto-Castellón y la renovación de la vía y electrificación entre Pobla Llarga y Silla.

Estos anuncios de información pública suponen la reactivación de unas obras que se licitaron hace un año y que, hasta ahora, no habían registrado ningún movimiento. De hecho, la demora en las adjudicaciones es una de las quejas realizadas recientemente por la Cámara de Contratistas de la Comunidad Valenciana, que tenía contabilizadas hasta una quincena de actuaciones pendientes de resolución por valor de casi 200 millones.

La Ley de Contratos del Sector Público fija que los trabajos no pueden iniciarse sin tener la superficie

De hecho, en uno de los casos -el del proyecto de renovación de vía y electrificación del tramo Pobla Llarga-Silla de la línea C-2 de Cercanías-, la licitación se publicó a mediados de julio de 2018 y, hasta el momento, todavía no se ha resuelto. No ha sido el caso de los contratos asociados de suministro y transporte de balasto, traviesas y carril, ya adjudicados por más de 23 millones.

El otro anuncio -el referido a la colocación del ancho estándar entre Sagunto y Castellón- hace referencia al concurso publicado el 30 de julio de 2018, cuyas obras se adjudicaron a finales de febrero pero no se anunciaron oficialmente hasta el viernes 26 de abril, en vísperas de las elecciones generales y autonómicas en la Comunitat.

En ambos contratos, es ahora cuando el departamento que dirige en funciones el socialista José Luis Ábalos ha procedido a iniciar los trámites para expropiar los terrenos necesarios para poder ejecutar las obras. Así, la Ley de Contratos del Sector Público contempla, en su artículo 236, que «en la tramitación de los expedientes de contratación referentes a obras de infraestructuras hidráulicas, de transporte y de carreteras, se dispensará del requisito previo de disponibilidad de los terrenos, si bien no se podrá iniciar la ejecución de las obras en tanto no se haya formalizado la ocupación en virtud de la vigente Ley de Expropiación Forzosa». Es decir, permite comenzar los trámites administrativos del expediente pero no la ejecución de la obra.

Tapón de obras

Sobre esto, desde la Cámara de Contratistas, su director-gerente, Manuel Miñés, resaltó que el actual secretario general de Infraestructuras, el alicantino Julián López Milla, «está poniendo orden en el ministerio y expropiando antes de adjudicar y formalizar el contrato de ejecución, acabando con la situación de obras paralizadas y con actas de replanteo negativas por no disponer de los terrenos o con el tapón de obras licitadas ferroviarias sin adjudicar por el mismo motivo».

En este sentido, Miñés hacía referencia al tercer carril de la V-21, donde Fomento tuvo que recurrir al procedimiento de urgencia para la expropiación al no disponer de los terrenos, lo que retrasó el inicio de los trabajos. También sucedió con la ampliación de los accesos al aeropuerto de Alicante-Elche (N-338).

En el caso de otro de los proyectos recogidos ayer en el BOE, la licitación y la activación de las expropiaciones han ido prácticamente de la mano, pues el concurso se convocó hace una semana. Así, la estación de Albal tiene un presupuesto de licitación de 6,6 millones.

Algo similar ha sucedido con las parcelas afectadas por el acceso ferroviario al puerto de Sagunto, donde la apertura del proceso de información pública de las expropiaciones se realizó a mediados de abril y las obras todavía no se han licitado. Esta actuación contaba con una declaración de impacto ambiental favorable desde 2013 y las máquinas se esperaban para 2015 pero finalmente se fueron retrasando por distintos motivos, como un permiso para unas excavaciones arqueológicas.

Más