Fomento licita la conservación de la AP-7 como paso previo a la liberalización el próximo año

Un tramo de la AP-7. / manuel molines
Un tramo de la AP-7. / manuel molines

El Consejo de Ministros dará hoy luz verde a cuatro contratos de mantenimiento por valor de 129 millones

ISABEL DOMINGO

La autopista AP-7 y sus 367 kilómetros entre Tarragona y Alicante pasarán hoy por la mesa del Consejo de Ministros, que tiene previsto autorizar al Ministerio de Fomento a proceder a la licitación los contratos de conservación de la autopista una vez que finalice la concesión actual, en manos de Abertis, el 31 de diciembre de 2019.

Así, a cinco meses de que la AP-7 pase al catálogo de la red estatal de carreteras -como reiteró hace dos semanas el secretario de Estado de Infraestructuras, Julián López, en una visita a Alicante-, Fomento mueve ficha y evita que la concesión finalice sin tener cubierta la conservación y mantenimiento de la infraestructura viaria. Algo que sucedió el año pasado con la AP-1 Burgos-Armiñón, donde el departamento que dirige en funciones el valenciano José Luis Ábalos tuvo que recurrir a un contrato de emergencia con la propia concesionaria al no haber sacado a tiempo la licitación de la conservación.

En el caso de la AP-7, aunque el ministerio anunció a finales de 2018 que trabajaba en los pliegos para estas actuaciones, no se había producido ningún avance hasta hoy. Fuentes del ministerio indicaron que estas licitaciones son «una señal manifiesta del compromiso del Gobierno con la liberalización».

La previsión del ministerio es que las adjudicaciones estén operativas a partir del 1 de enero de 2020

De hecho, estos contratos, que comprenden las operaciones de conservación y explotación de la red de carreteras del Estado en cuatro sectores de Tarragona, Castellón, Valencia y Alicante, entrarán en funcionamiento a partir de la reversión al Estado de la gestión de este tramo de autopista, prevista para el próximo 1 de enero de 2020.

En los contratos está prevista la subrogación del personal que realiza estas labores de conservación actualmente en la autopista, según explicaron fuentes de Fomento. El valor de las licitaciones asciende a 129,17 millones: 29,83 para la zona de Tarragona; 36,87, en Castellón; 28,75, en Valencia; y 33,88, en Alicante, donde también se incluye un tramo de la N-332.

No es la única actuación que Fomento ha reactivado esta semana en la Comunitat, pues también se han licitado, a través de Adif, el cambio de ancho de vía entre Castellón y Vandellós dentro del corredor mediterráneo (82 millones), la renovación de la infraestructura y del sistema de electrificación del tramo Pobla Llarga-Silla de la red de Cercanías (32 millones) o las instalaciones de seguridad y señalización en el tramo Nudo de la Encina-Xàtiva-Valencia (291,5 millones). Este contrato se licitó en agosto de 2018 e incluye el mantenimiento de la infraestructura durante 25 años.