Fomento continúa las obras para evitar inundaciones en la V-31

ADA DASÍSILLA.

El Ministerio de Fomento inició hace unas semanas las obras para evitar inundaciones en la V-31, también conocida como la Pista de Silla, a la altura de este municipio. Con el avance de los trabajos, el Ayuntamiento ha comunicado que se cortará al tráfico el corredor hasta Picassent durante tres meses para que concluya esta actuación.

Las obras consisten en la canalización de las aguas provenientes de Picassent y Alcàsser hasta el barranco de Tafarra para evitar inundaciones en la autovía. El objetivo es aumentar la capacidad de contención de aguas hasta los 20.000 metros cúbicos, frente a los 13.000 que pueden recoger actualmente, con una canalización de ocho metros de ancho desde el punto donde se encuentran las compuertas que inundan esta infraestructura hasta las láminas situadas en Tafarra.

Esta intervención, que cuenta con un presupuesto de 4,1 millones, se ha proyectado en menos de un año por la vía de urgencia ante los hechos que ocurrieron el año pasado cuando las aguas inundaron la autovía, que tuvo que cortarse al tráfico y ocasionó graves problemas.

También supondrá un mejora para el municipio de Silla, que permitirá salvar la barrera artificial que supone la carretera, y que continúa adelante con varios proyectos destinados a solucionar los problemas de inundaciones. Uno de ellos, con un presupuesto de 6,2 millones, de euros es la ampliación del colector de pluviales, modulación y entrega de caudales y recuperación medioambiental del sistema de drenaje de la Bega, que estará acabado a lo largo de este mes y que contribuirá a evitar que el agua inunde en el casco urbano.

El objetivo del proyecto es transportar las corrientes de las lluvias desde el perímetro exterior de la carretera N-332 hasta su entrega final en el marjal y la Albufera, a través de tres colectores, un azarbe final y una balsa de laminación.